Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hombre mata a una mujer embarazada en una iglesia de Madrid y luego se suicida

Un hombre mata a una mujer embarazada en una iglesia de Madrid y luego se suicidaEFE

En el tiroteo ha resultado también herida una joven, que se encuentra grave

Emergencias ha practicado una cesárea a la fallecida para intentar salvar a su bebé, que se encuentra con vida

Según los testigos, el presunto asesino llevaba horas merodeando cerca de la iglesia y ha disparado indiscriminadamente

Un hombre ha irrumpido en una iglesia de Madrid y ha matado a una mujer embarazada que estaba en el interior del templo. Posteriormente se ha suicidado, según han informado a Europa Press fuentes de la Jefatura Superior de Policía y fuentes de Emergencias Madrid.
En este incidente también ha resultado herida de carácter grave una mujer joven por arma de fuego en el tórax. La mujer, consciente pero grave, ha sido traslada por los equipos del Samur al Hospital de La Paz.
Los sanitarios del Samur han confirmado la muerte del supuesto agresor por heridas con arma de fuego en la cabeza minutos después del suceso, ocurrido pasadas las 20 horas de este jueves. Tras el incidente, sanitarios del Samur y del SUMMA han intentado reanimar a la mujer embarazada que salía de cuentas en pocos días, pero poco después confirmaban el fallecimiento. El niño se encuentra con vida e intentan salvarlo.
Según fuentes de la Jefatura Superior de Policía, el suceso ha ocurrido en la parroquia de Santa María del Pinar, a la altura de la calle Jazmín, 7, cuando un varón de mediana edad irrumpía en la parroquia con un arma, aún sin determinar de qué tipo era.
Según fuentes de Emergencias Madrid, los psicólogos del Samur atendieron a las personas que se encontraban en el interior de la parroquia a la hora del suceso. Además, en el lugar de los hechos se encuentra la Policía Nacional y la Policía Municipal.
Una portavoz del Samur ha señalado que al llegar la ambulancia los sanitarios han encontrado a la mujer en parada cardiorrespitaria, la han intentado reanimar con un masaje con el objetivo de que su corazón siguiera latiendo para, de esa forma, mantener con vida al bebé.

Al comprobar los facultativos que el embarazo estaba a término, han procedido a practicarle una cesárea. En menos de un minuto le han extraído al bebé con vida y le han trasladado al Hospital de La Paz.
En esos momentos, en la iglesia se congregaban entre 30 y 40 personas. Muchas de ellas han salido corriendo al escuchar los primeros disparos y otras han intentado resguardarse.
Por otra parte, la madre de la mujer embarazada, que se encontraba en la iglesia sentada al lado de su hija, ha sufrido un ataque de ansiedad en el momento en que ha visto el tiroteo. "El hombre ha entrado y ha disparado a boleo. Luego se ha acercado a la mujer más mayor y también le ha disparado, sin decir ni una palabra y sin motivo aparente", ha indicado uno de los testigos.
Sin un objetivo concreto
Testigos del tiroteo que se ha producido en una iglesia del distrito de Chamartín han asegurado que el supuesto agresor entró en el templo e inmediatamente disparó a los feligreses sin tener un objetivo concreto, acertando a las dos mujeres.

Un hombre ataviado con unas bermudas, un sombrero y que portaba una mochila de tenis en la que supuestamente llevaba el arma, ha entrado en la parroquia y ha descerrajado un tiro en primer lugar a una mujer embarazada que se encontraba en uno de los bancos posteriores de la iglesia, el más cercano a la puerta.

A continuación, se ha acercado hasta los bancos centrales de la izquierda y ha disparado contra otra mujer, a la que ha herido en el pecho. Instantes después, se ha arrodillado frente al altar y se ha pegado un tiro en la boca, según los mismos testigos.
Asimismo, el vicario pastoral de la zona, José María Bravo, ha comentado a los periodistas que el cura que en esos momentos iba a oficiar la misa, llamado Francisco, se encuentra "muy afectado" por lo sucedido.
"Las víctimas eran feligresas y conocidas en el barrio. Ha sido una pena, mucha pena. Es una falta de respeto a la vida humana", ha indicado. En la misma línea, también ha manifestado que el autor del tiroteo ha disparado "por sorpresa" a las víctimas, "sin mediar palabra". Los testigos afirman que el supuesto autor del tiroteo no intentó atentar contra el cura que iba a dar la misa.
Varias horas merodeando

Mientras, clientes de la cafetería F. Jiménez, situada a escasos metros del templo, han indicado a Europa Press que el presunto asesino había merodeado por el barrio horas antes del suceso preguntando los horarios de las misas de la parroquia. También apuntan que el hombre tenía acento extranjero y que vestía con ropa deportiva.

Hasta el lugar de los hechos se ha desplazado el marido de la víctima mortal, familiares, amigos y curiosos que han rodeado el cordón establecido por la policía entorno al perímetro de la iglesia.