Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigan el caso de una mujer australiana que murió por disparos de la policía

Investigan el caso de una mujer australiana que muere a manos de la policíaReuters

En el estado de Minnesota, en Estados Unidos, Justine Damond, una mujer australiana de 40 años murió por un disparo accidental de la policía tras haber denunciado una situación de acoso sexual. Los investigadores ya se han hecho con los registros oficiales  de la policía para llegar a una conclusión.

 

La Oficina de Aprehensión Criminal ha emitido una orden de registro para los Oficiales Mohamed Noor y Matthew Harrity, quienes dispararon ‘accidentalmente’ a una mujer australiana que había llamado al 911 para denunciar una situación de acoso sexual en la parte trasera de su casa. Los investigadores de Minnesota ya han obtenido los registros del entrenamiento de los dos oficiales de policía de Minneapolis que tirotearon a la inocente mujer, Justine Damond.
Según informa la CBS, la OAC afirma que ambos oficiales acabaron el entrenamiento mandado por el estado con el fin de mantener una licencia de paz activa. La agente Noor disparó a Justin Damond, de 40 años, después de que esta llamase a emergencias para reportar un posible caso de acoso sexual detrás de su casa. Según los investigadores, Noor disparó a través de su compañero y la bala golpeó sin pretenderlo, a Justine.
El agente Brent Petersen escribió en su solicitud que las pruebas obtenidas hasta el momento servirán  para complementar el caso y aportar pruebas sólidas.
Esta orden muestra como cada vehículo patrulla cuenta con servicio de videocámaras corporales, los ‘IPhone de los oficiales’. Estas cámaras fueron apagadas durante el momento del tiroteo. Por ello se abrirá una investigación.
“Justine no tenía que morir, pero, basándose en la información de la Oficina de Asuntos Penales, esto no debería de haber ocurrido, estamos hablando de las acciones de un individuo”, exclamó Harteau un día antes renunciar.