Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio afirma que el vino tinto nos puede ayudar a mantenernos jóvenes

Bodegas Numanthia presentó la añada 2010 de sus dos tintoscuatro.com

Científicos estadounidenses han encontrado una sustancia en el vino que puede proteger el cuerpo con las enfermedades propias de la edad y que nos puede ayudar a mantenernos jóvenes.  Según el estudio, el resveratrol, compuesto orgánico de las uvas, ha logrado alargar la vida a animales de laboratorio.

Según informa el diario The Independent, los científicos del Instituto de Investigación Scripps (TSRI, por sus siglas en inglés), en La Jolla, California, Estados Unidos, han descubierto que el resveratrol, el ingrediente del vino tinto que se consideraba como un elixir de la juventud, activa poderosamente una antigua respuesta evolutiva al estrés en células humanas.
El resveratrol, un compuesto orgánico que se encuentra en las uvas, nueces y otras variedades de plantas, ya ha sido relacionado con la ampliación de la vida sana de los animales de laboratorio, así como la disminución de la incidencia de enfermedades del corazón y otras dolencias en los seres humanos.
Se ha hablado mucho sobre los efectos del resveratrol en la salud de los humanos y algunos científicos dudan si estos beneficios son reales o no. Ahora, los investigadores afirman que esta sustancia activa una antigua vía química que sirve para limitar el estrés y daños en el ADN de las células.que de otro modo resultar en el envejecimiento y la enfermedad.
"Esta respuesta al estrés representa una parte de la biología que se ha pasado por alto y el resveratrol resulta que la activa en concentraciones mucho más bajas que las utilizadas en estudios previos", señala Paul Schimmel, profesor que ha dirigido el estudio publicado en la revista Nature.
"Sobre la base de estos resultados, es concebible que el consumo moderado de un par de vasos de vino tinto le daría a una persona lo suficientemente resveratrol para evocar un efecto protector", dice.