Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tierna historia de un niño y un perro con la misma enfermedad de la piel

La tierna historia de un niño y un perro con la misma enfermedadFacebook

Carter Blanchard tiene sólo ocho años pero desde hace dos su vida no ha sido la misma. Unas pequeñas manchas blancas aparecieron en su rostro para confirmarse, más tarde, que sufría vitiligo. Esta es una enfermedad degenerativa cutánea que provoca la desaparición de la pigmentación de la piel. Pero todo cambió cuando conoció a Rowdy, un perrito con su misma enfermedad.

En diciembre de 2014 los médicos diagnosticaron vitiligo a Carter Blanchard cuando las primeras manchas blancas empezaron a aparecer alrededor de sus ojos.
Desde entonces, la autoestima del pequeño disminuyó considerablemente, dejó de ser un niño feliz y la depresión comenzó a ser una constante en su vida. Pero su mundo cambió cuando conoció a Rowdy, un perrito de 14 años que sufre la misma enfermedad que él.
El pequeño de 8 años y su perrito Rowdy padecen vitíligo, una enfermedad degenerativa cutánea que provoca la desaparición de la pigmentación de la piel.
Blanchard, que vive en los EEUU, fue diagnosticado con la enfermedad en diciembre de 2014, cuando estaba en la guardería. "Estaba en una escuela grande con una gran cantidad de niños y su cara se transformaba muy rápidamente", contó la madre, Stephanie Adcock a ABC News. "Un día lo iba llevar al colegio y la primera cosa que me dijo cuando entró al coche era que odiaba su cara y odiaba la manera en que se veía".

En ese mismo momento, en otra parte del país, el dueño de Rowdy comenzó a notar que a su perro le estaban apareciendo manchas sobre su piel. Al principio, pensaron que se estaba poniendo viejo, pero luego se enteraron de que era vitiligo.

Un día, la madre del pequeño Carter encontró en Facebook la página de Rowdy. Fue entonces cuando empezó a intercambiar correos electrónicos con el dueño de Rowdy. Poco después, el perrito enseñaría a Carter a amar su piel.

"El vitiligo es una enfermedad muy rara y estaba muy molesto por tenerlo, pero ahora está orgulloso de tener vitiligo", dijo Stephanie. “Piensa que la piel de todos los demás es aburrida”.

Después de dar a conocer su historia, un anónimo donó 5.000 dólares para que Carter viajara junto a su madre en avión y así pudiera conocer finalmente a Rowdy. Fue el fin de semana pasado cuando pudieron vivir un encuentro mágico e increíble.

Carter abrazó al perrito y lo acarició durante dos horas seguidas y han estado juntos desde entonces. Pero el domingo, Rowdy sufrió una convulsión. Aunque parece estar estable ahora, las últimas noticias dicen que aún no está claro si se trata de un incidente aislado o un precursor de algo más grave, por lo que si desea donar para ayudar a cubrir los costos médicos, puede hacerlo a través de su página GoFundMe.