Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diviertt vendió entradas a 180 menores de un colegio para el Madrid Arena

madrid arenacuatro.com

Una de las jóvenes asistentes a la fiesta de Halloween del Madrid Arena ha revelado este jueves durante su declaración que Diviertt vendió a través de un relaciones públicas hasta 180 entradas a la fiesta a menores de su colegio, y a otros tantos de otros centros escolares a los que asistían amigos suyos.

Así lo ha manifestado el abogado Abdon Núñez, que defiende a la familia de Belén Langdom, tras concluir la declaración de B.S., amiga de la víctima.
Durante su testifical, los abogados han confirmado su sospecha de que la empresa de Miguel Ángel Flores podría haber vendido entradas en colegios.
"Todo estaba calculado. El que vendía las entradas era un menor al que Diviertt le daba invitaciones. Está claro que Diviertt organiza una fiesta vendiendo entradas para menores, con una ausencia total de control de acceso y eso trajo consigo una desgracia", ha señalado el letrado.
Durante dos horas, la joven ha relatado los momentos de "angustia" vividos en el vomitorio después de que unas personas de seguridad "con chalecos amarillos" cerrasen las puertas de acceso a la pista central en el momento de la actuación de Steve Aoki.
"No paraba de repetir la palabra angustia, iba de la mano de Belén, cayeron al suelo y cuando se intentaron levantar se le cayeron encima siete personas. Escuchó gritos de auxilio de 'nos estamos muriendo', 'No podemos respirar' y tenía el brazo torcido.
Ella le clava las uñas a un niño que tenía encima para comprobar si respiraba", ha explicado Núñez.
Según el abogado, la menor habría confirmado que nadie de la organización ni de Kontrol 34 la prestó auxilio ya que fue rescatada por uno de los asistentes a la fiesta.
Una vez que recuperó el conocimiento, se despertó en un baño en el que había más de 50 chicas en el suelo en su misma situación.