Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los testigos son clave para detectar y acabar con el acoso escolar

Los compañeros de clase y testigos de casos de hostigamiento a un alumno dentro y fuera del colegio son fundamentales para detectar y acabar con el acoso escolar, según un centro de terapias, que ha elaborado un documento con consejos para los padres de cara al inicio del curso. Los expertos consideran que no sólo hay que tratar a las víctimas sino también a los alumnos que conviven en el mismo aula con ellas con el objetivo de que la defiendan y no conciban el acoso como algo ajeno a ellos.

Asimismo, proponen a los padres de alumnos acosados las 'Tres R': Refuerzo de la información, es decir, investigar lo que ocurre en y profundizar en la vida escolar del niño para comunicárselo al profesor y poder trabajar en ello de manera conjunta; refuerzo del vínculo o animar al niño a expresar lo que siente para aumentar la comunicación con él; y refuerzo de la autoestima que le ayude a encontrar otras amistades.
"Hay que tener muy en cuenta que el acoso escolar no es un juego inocente, que el acosado no sobrevive al mismo pergeñando una venganza de idéntico nivel y que el 'bullying' dista de favorecer el endurecimiento del carácter de un niño, sino que siempre constituye una violación grave de sus derechos, degrada su dignidad como ser humano y puede tener unas secuelas difíciles de restañar en el devenir vital del individuo", explica la psicóloga Verónica Rodríguez Orellana.
En España no hay datos oficiales sobre acoso escolar. Los últimos que maneja el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte son de 2006, a raíz de un estudio sobre 'Violencia y acoso escolar', que alertaba de que uno de cada cuatro alumnos es víctima de algún tipo de acoso y violencia en las aulas, independientemente de si el centro es público o privado.
A este trabajo le han seguido varios informes, como el de la Fundación ANAR y Fundación Mutua Madrileña, presentado en abril de este año en base a las 25.000 llamadas, sobre todo de niños y adolescentes, relacionadas con el acoso escolar.
En el último año, según este documento, las consultas a este teléfono aumentaron un 75%, y los autores del mismo alertaban de que siete de cada diez víctimas sufren acoso a diario y que el 40% desde hace mas de un año.
LA MAYORÍA DE LOS CASOS SE ARCHIVAN
Sobre este tema se ha pronunciado la Fiscalía General del Estado en su informe anual con motivo de la apertura del año judicial este martes. En él insiste en que "buena parte" de los casos de acoso escolar que se denuncian acaban archivándose porque los infractores son menores de 14 años.
Además, sostiene que la falta de estadísticas sobre 'bullying' se debe a que estas conductas se clasifican en distintos tipos penales, como amenazas, lesiones, vejaciones o delitos contra la integridad moral.
Este organismo informa de que hay alguna Fiscalía de Menores, como la asturiana, propone cambios en las aplicaciones informáticas con el objetivo de que se puedan obtener datos cuantitativos "fidedignos" sobre la realidad de este fenómeno, que según los últimos informes de ONG alertan de que con las nuevas tecnologías va en aumento.
En concreto, apunta que la de Madrid, debido a la alarma social generada por el seguimiento mediático de algún caso grave de acoso escolar, los delitos registrados como delitos contra la integridad moral aumentaron un cien por cien, es decir, alcanzaron los 141 en 2015 frente a los 70 del año anterior.
Sin embargo, indica que sólo seis de tales asuntos dieron lugar a la incoación de expedientes y dos de ellos terminaron por mediación o reparación, vía que en los casos de menor entidad, que, según la Fiscalía, "sigue ofreciendo óptimos resultados".
SOLUCIONES EXTRAJUDICIALES
La mayoría de las Secciones, según el máximo órgano de los fiscales, están en esa línea de la mediación, que apunta que son "muy escasos" los supuestos de acoso escolar que llegan a audiencia con una calificación de delito contra la integridad moral. "Predominan las conductas leves y las soluciones extrajudiciales", añade.
La memoria señala también que la sección de Las Palmas considera que las noticias aparecidas en los medios de comunicación han contribuido a incrementar la conciencia social sobre el acoso escolar.
Sin embargo, observa, "en el plano negativo", que a veces las denuncias obedecen a la falta de respuesta del centro educativo y en otras al temor de los progenitores a las imprevisibles consecuencias que esos comportamientos degradantes puedan acarrear a sus hijos.