Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Redescubren la octava maravilla natural del mundo en Nueva Zelanda

Redescusbren la octava maravilla natural del mundoFerdinand von Hochstetter

Las Terrazas Rosas y Blancas del lago Rotomahana han sido consideradas durante mucho tiempo como la octava maravilla natural del mundo. Años después de su descubrimiento, en 1859, quedaron sepultadas por la lava y la ceniza de un volcán. Ahora se ha determinado la situación exacta de esta maravilla y se está recaudando dinero para su estudio.

Hace 158 años se descubrieron en Nueva Zelanda grandes cantidades de bicarbonato de calcio arrastradas por el agua caliente, formando extensas terrazas de aguas cálidas y rosadas, más conocidas como las Terrazas Rosas y Blancas de Rotomahana, el lago donde se encuentran. Este monumento natural fue destruido por una erupción volcánica producida por el Monte Tarwera en 1886, y desde entonces su ubicación exacta se ha desconocido.
Según ha publicado la revista de la Journal of the Royal Society of New Zealand, se habría descubriendo recientemente el paradero de esta maravilla natural que quedó enterrada hace más de 100 años y que Ferdinand von Hochstetter, un geólogo austriacoalemán, descubrió e ilustró en sus diarios en 1859.
Gracias al diario de Hochstetter, un grupo de investigadores ha podido determinar la zona exacta donde se encuentra enterrado este paraje natural.  Rex Bunn, una de las personas que ha participado en el proceso de investigación, ha determinado que las terrazas se encuentran a una distancia de entre 10 y 15 metros de la superficie bajo capas de barro y cenizas.
Bunn asegura que antes de que quedara enterrado, este lugar fue una zona clave con gran potencial turístico para los europeos y americanos. Las terrazas recibían entonces diariamente barcos repletos de turistas que quedaban encandilados por la belleza del lugar.
La idea del proyecto ha recaudado más de 50.000 dólares, gracias a los cuales se podría desarrollar un estudio arqueológico que permita finalmente descubrir esta maravilla natural sepultada durante siglos.