Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los padres del bebé terminal Charlie Gard abandonan su batalla legal para tratarle

Los padres del bebé británico terminal Charlie Gard han puesto fin a su larga batalla legal para curar a su hijo con una rara enfermedad genética incurable. El abogado de la pareja es quien ha asegurado que Es demasiado tarde para Charlie, el daño ya se ha hecho". "Los peores temores de los padres se han confirmado. Ahora es demasiado tarde para tratar a Charlie".

Los padres del bebé terminal Charlie Gard dan por acabada su batalla legal para proporcionarle el tratamiento adicional al niño, según informa The Independent. El abogado de Chris Gard dijo que la pareja había retirado su oferta para trasladar al pequeño a los Estados Unidos y recibir allí una terapia experimental con nucleósidos.
La decisión sorpresa sigue a una larga y amarga lucha legal de Yates y Gard, cuyo recurso fue rechazado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Una nueva audiencia del Tribunal Supremo en la que se rechazó el tratamiento del bebé, hizo que el presidente de EEUU, Donald Trump, y el Papa Francis ofrecieran su ayuda a Charlie.
Sin embargo, tras practicarle nuevas pruebas, el abogado de la pareja aseguró que los padres estaban "extremadamente angustiados" por los resultados del niño de 11 meses de edad.
Según aseguró el abogado en un comunicado: "Es demasiado tarde para Charlie, el daño ya se ha hecho". "Los peores temores de los padres se han confirmado. Ahora es demasiado tarde para tratar a Charlie".
Charlie, que nació el 4 de agosto de 2016, heredó el gen defectuoso RRM2B, que afecta a las células responsables de la producción de energía y la respiración, dejándolo incapaz de moverse o respirar sin un ventilador.
Yates y Gard dijeron que eran conscientes de que el caso había causado controversia, pero ahora desean pasar su tiempo restante con Charlie y pidieron que se detuviesen todas las protestas.