Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La telemedicina puede ser tan eficaz como la consulta física en el seguimiento de niños con asma

Investigadores del Children's Mercy Hospital de Kansas City (Estados Unidos) han descubierto que el uso de la telemedicina puede ser igual de efectiva que la consulta física para el seguimiento de los niños con asma que viven lejos o no pueden desplazarse a las consultas de atención especializada.
Así se desprende de los resultados de un trabajo publicado en la revista 'Annals of Allergy, Asthma and Immunology' que buscaba analizar las diferentes alternativas que pueden tener los pacientes que no tienen la posibilidad de tener un alergólogo cerca, lo que podría poner en duda que estén recibiendo la atención más adecuada.
En este sentido, ha explicado Jay Portnoy, uno de los autores del estudio, han visto que los servicios de telemedicina, con videoconferencias a tiempo real para la realización de revisiones clínicas, son tan eficaces como las consultas en persona. Todo ello "con un alto nivel de satisfacción por parte de los niños y sus familiares".
En el estudio, identificaron a qué pacientes atendidos en su centro debían realizar largas travesías hasta llegar al hospital para una revisión periódica, y se les ofreció la posibilidad de mantener esa cita o cambiar a la telemedicina, que se realizaba en una clínica local más cerca de su domicilio.
Las sesiones de telemedicina requerían una enfermera o terapeuta respiratorio en el sitio para utilizar el equipo de telemedicina, lo que permitía al alergólogo ver y escuchar al paciente en tiempo real, así como alejar o acercar una cámara con gran angular. También contaba con un estetoscopio digital para escuchar el corazón y los pulmones, y un otoscopio digital para examinar los oídos y la nariz.
"Todos los que se ven, ya sea en la clínica o mediante telemedicina, mostraron una mejora en el control del asma durante los 6 meses que duró el seguimiento", según Chitra Dinakar, también autor del estudio. Un hallazgo positivo porque "demuestra que no es necesario que haya un experto en asma en todas las zonas rurales", ya que igualmente "pueden recibir una atención eficaz".