Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fue a borrarse un tatuaje y terminó con daños en un pie por negligencia

tatuaje daños, borrado tatuajetelecinco.es

Una británica que se realizó el borrado de un tatuaje que tenía en un pie terminó con daños a causa de la impericia del técnico que realizó el trabajo. Laura Kellett denunció al responsable del local, en Birmighan, que finalmente ha sido multado con 1.395 euros por tener a un empleado sin cualificación que no sabía usar el láser.

El responsable del salón de tatuajes Daniel Tanner ha admitido la negligencia ante el tribunal, según lo publicado en el periódico local Birmighan Daily.
La mujer acudió a quitarse un tatuaje que tenía en un pie, el pasado mes de enero. Después del procedimiento con láser, Laura Kellett tuvo que asistir a los servicios médicos de Emergencia por dolor, ampollas y diversas molestias en su pie.
La causa probable estaría en la mala calidad del láser, comprado  a bajo precio en un conocido portal de compra venta online. Además de la falta de cualificación del empleado encargado de ejecutar el procedimiento, que nunca antes había utilizado el láser, ni había sido formado para ello, explicó un experto en Salud y Seguridad, que testificó en el juicio .
Además, de que el removedor láser no había sido utilizado en un ambiente controlado, como estipula el fabricante del producto.
Durante el proceso quedó acreditado la pérdida de movimiento y sensibilidad en el pie de Laura Kellett, que no se prevé una inmediata recuperación.
El responsable del salón y los dueños de la empresa admitieron su responsabilidad, este último también fue multado con la misma cantidad que a Daniel Tanner, además de estar obligados a pagar los costes del juicio.
Al pronunciar la sentencia, el presidente del Tribunal, Paul Watson, dijo dirigiéndose a los responsables: "Que se daban un conjunto de circunstancias muy inquietantes. Calificó de "aterrador" el riesgo lesión significativa no sólo era para ellos, sino para sus empleados y sus clientes."