Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encuentran muerto en su celda al belga acusado de matar a su pareja y a su hija

Vivienda de Sotogrande donde un hombre ha matado, supuestamente, a su mujer y a su hijaEFE

Agentes de la Guardia Civil de Algeciras (Cádiz) han encontrado muerto en los calabozos de la Comandancia al varón de 51 años y nacionalidad belga que estaba detenido y acusado de un presunto homicidio en el que habían muerto su pareja sentimental y la hija de ambos, menor de edad y que se produjo en Sotogrande, San Roque. El hombre iba a pasar a disposición judicial tras prestar declaración en las dependencias de la Guardia Civil.

Fuentes del Instituto Armado han señalado a Europa Press que "los agentes que acudieron a despertarlo vieron el cuerpo inmóvil y tras darle varios avisos y comprobar que no respondía entraron en el calabozo y comprobaron que estaba muerto".
Los guardias habían ido a buscar al hombre, que había prestado una "confusa declaración", para trasladarlo al Palacio de Justicia, ya que, debía pasar a disposición judicial.
Un médico  se ha personado en los calabozos de las instalaciones de la Guardia Civil en la ciudad de Algeciras y ha analizado el cuerpo sin vida del presunto homicida. A falta de lo que indique la autopsia, que se llevará a cabo en las próximas horas en Cádiz, todo apunta a que ha fallecido por causas naturales.
LOS HECHOS
La investigación, que se encuentra bajo secreto de sumario, se inició cuando dio aviso a la Guardia Civil el arrendador de la vivienda de la calle Daimiel en la que se alojaba la familia y en la que fueron hallados los cuerpos de madre e hija con signos de estrangulamiento.
Según las citadas fuentes, el alquiler ya estaba pagado y ese mismo día tenían que abandonar la casa. Al no haber entregado las llaves y no atender al teléfono, el casero acudió al lugar pensando que habrían dejado las llaves en el interior, encontrando los cadáveres y dando aviso a las autoridades.
Personados los agentes en el lugar, arrestaron al cabeza de familia cuando se encontraba deambulando por la zona con una herida en el cuello.