Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La superación de un joven con una deformidad facial: de pensar en el suicidio a ser feliz como es

La superación de un joven con una deformidad facialInstagram

El joven Rory McGuire nació con una deformidad facial que le ha provocado una baja autoestima sobre todo en su etapa en el colegio, en la que fue el centro de todas las miradas. Después de una operación, su vida ha cambiado y asegura que ha dejado atrás pensamientos suicidas. Anima a todo el mundo a quererse tal y como son, pero que para ello, también es importante educar a los más pequeños enseñándoles que todos somos diferentes.

Rory McGuire, de 23 años de Ayr (Escocia) nació con una deformidad facial por la que tuvo una dura infancia marcada por las risas de su compañeros de clase.
El joven nació con una malformación venosas (VM) -venous malformation, por sus siglas en inglés- que es una anormalidad de los vasos más profundos, que suelen crecer más a medida que se va creciendo.
Durante su juventud, Rory fue intervenido durante 16 ocasiones para reducir su marca de nacimiento, pero, pese a ello, la malformación seguía siendo notable. El joven cuenta a Independent que esto le provocó una baja autoestima y que tuvo pensamientos suicidas.
“Todos y cada uno de los comentarios que me hicieron cuando era más joven me hizo un gran daño, me hizo odiar la forma en la que me veía y me hizo sentir inferior a los demás, incluso hasta el punto que en un momento me sentí que la muerte no sería una mala opción", narra el joven, asegurando que ya ha podido superar esa fase.
Después de una operación llamada escleroterapia, Rory ha recuperado la sonrisa y anima a otros a quererse por como son: “Todo el mundo somos diferentes, no nos toca elegir cómo nos vemos cuando nacemos y la gente no debe ser tratado peor que a otros".
Además, asegura que es fundamental que los más pequeños sean educados con una visión de que todos tenemos algo característico y diferente: “Si enseñamos a nuestros hijos desde una edad temprana que cada uno es diferente y que todos deben ser tratados por igual, independientemente de su color de piel, su religión, su sexualidad, su peso, su clase social”.