Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigan el suicidio de un menor por un posible caso de acoso escolar

Todo ocurría este miércoles sobre las cinco y media de la tarde. Unai, de 12 años, regresa a casa después de hacer deporte con sus compañeros. Todo parece normal en su actitud. Según el relato de los hechos, su abuela lo deja solo para ir a buscar a su otra nieta, y es en ese momento, cuando se lanza al vacío desde su domicilio familiar, un tercer piso de una casa de Éibar, en Guipúzcoa. Antes había escrito una nota, hallada por los agentes, en la que cita los nombres de tres menores del equipo de balonmano con el que acababa de entrenar, según el diario El Correo, a los que responsabiliza supuestamente de su decisión final.  Fuentes cercanas al club niegan que Unai fuera objeto de burlas o agresiones de otros menores en la pista. El departamento de Educación también descarta que sufriera acoso en su instituto, mientras la Fiscalía investiga ya unos hechos en los que no se descarta ninguna hipótesis. El caso de Unai recuerda el de otros trágicos desenlaces como el de Diego, de 11 años, que el pasado otoño se suicidaba en Leganés tras dejar una carta de despedida en la que señalaba al colegio. Caso archivado judicialmente y recurrido por sus padres. Suicidios como el de Arancha, de 16 años, acosada presuntamente hasta mayo del año pasado en este instituto de Usera, en Madrid. O como el de Alan, Carla o Jokin, entre otros...Los últimos datos globales oficiales son de 2014, año en el que según el INE se suicidaron hasta 10 menores, uno más que en 2013, que acabó duplicando, eso sí, el número de casos del año anterior.