Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nivel de sonido de algunos juguetes puede causar lesiones en la audición infantil

El nivel de sonido de algunos juguetes puede causar lesiones en la audición infantil ya que algunos superan los 80 decibelios, nivel máximo recomendado por los especialistas médicos, tal y como han advertido expertos de la entidad benéfica 'CLAVE atención a la deficiencia auditiva'.
Por ello, han apelado a la responsabilidad de los padres a la hora de comprarlos y a que controlen el uso responsable de los juguetes. Y es que, los niños se acercan los juguetes a la cara y no manejan los controles de volumen aunque el juguete lo permita, lo que les hace "muy vulnerables" a las lesiones auditivas.
En este sentido, los expertos han aconsejado a los padres usar aplicaciones gratuitas para medir el nivel de decibelios que producen los juguetes o que consulten el listado que cada año elabora la asociación norteamericana Sight and Hearing.
De hecho, este año han detectado niveles peligrosos en productos de marcas muy conocidas. Por ejemplo, una figura de luchador que emite frases y sonidos que alcanzan los 104,4 decibelios encabeza, varios modelos de coches a control remoto con luces y sonido o una figura de dinosaurio recomendada para niños de preescolar con ojos que destellan y cuyo rugido alcanza los 97.5 decibelios.
"Los padres deben prestar mucha atención a que todos los juguetes que adquieran cumplan la normativa europea y lleven la marca CE. Además, hay que elegir aquellos artículos con control de volumen y tomar medidas como quitar las baterías o colocar cinta adhesiva en los altavoces para amortiguar el volumen", han apostillado los expertos.
Finalmente, han subrayado la necesidad de enseñar a los niños a no llevarse los juguetes ruidosos a la oreja mientras juegan, como medida de prevención y para favorecer hábitos de escucha saludables. "Los daños auditivos durante los primeros años, pueden desembocar en problemas más graves y tener efectos negativos sobre el aprendizaje y el correcto desarrollo del niño", han zanjado.