Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así ha sido "el suicidio dulce" de la sonda espacial Rosetta

Asistimos a su nacimiento en 2004 con esta emoción. Y hace unos minutos, también con lágrimas, hemos vivido su final. El suicidio asistido de Rosetta, su muerte dulce. Y entre su inicio y su final, la sonda de la Agencia Espacial Europea ha hecho Historia. Una travesía de 7.000 millones de kilómetros para acompañar por primera vez en su viaje hacia el sol a un cometa, el 67P. Su misión, conseguir información y fotografías que podrían ser claves para explicar el origen de la vida en un planeta como el nuestro. Y es tan relevante porque consiguió realizar con éxito una de las misiones más extraordinarias de la Historia espacial. Rosetta lanzó con éxito al robot Philae para que se posara sobre la mismísima superficie del cometa. Un logro científico sin precedentes. Ahora Rosetta se suicida y fallece trabajando hasta el final. Ha enviado información e imágenes hasta 10 minutos antes de su adiós. Una muerte simbólica, estrellándose contra el cometa que ha estado estudiando durante toda su vida.