Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La luz solar activa las células T de la piel para combatir infecciones

Investigadores de la Universidad de Georgetown, en Estados Unidos, han descubierto que la exposición a la luz solar, en un mecanismo distinto al que conlleva la producción de vitamina D, activa las celulas T de la piel que juegan un papel determinante para que el sistema inmune pueda combatir infecciones.
En un trabajo publicado esta semana en la revista 'Scientific Reports', sugieren cómo la piel, el órgano más grande del cuerpo, permanece alerta ante los muchos microorganismos que pueden anidar en ella.
"Todos sabemos que la luz solar proporciona vitamina D, que se sabe que tiene un impacto en el sistema inmune, pero lo que hemos observado ahora es un papel totalmente distinto", ha reconocido Gerard Ahern, autor principal de este estudio, en el que han visto que los bajos niveles de luz azul, presente en la procedente de los rayos solares, son los que hacen que las células T se muevan más rápido.
Estas células, ya sean ayudantes o exterminadoras, necesitan moverse para llegar a aquellos sitios donde se produce una infección y poder orquestar una respuesta y, según explica este experto, ahora han visto que la luz solar favorece ese movimiento.
En diferentes ensayos en laboratorio decodificaron los mecanismos por los que la luz solar hace que las células T se muevan más y vieron que lo que impulsa esa respuesta es la síntesis del peróxido de hidrógeno, que luego activa una vía de señalización que aumenta el movimiento de las células T.
El peróxido de hidrógeno es un compuesto que liberan los glóbulos blancos cuando detectan una infección para matar las bacterias y "llamar" a las células T y otras células para activar una respuesta inmune.
"Hemos descubierto que la luz solar produce peróxido de hidrógeno en las células T, lo que hace que las células se muevan y sabemos que una respuesta inmune también usa peróxido de hidrógeno para hacer que las células T se muevan a la zona dañada", ha explicado Ahern.