Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un adolescente de 16 años sobrevive con un arpón que le atraviesa el cráneo

El joven estadunidense preparaba el arpón para pescar el pasado 7 de junio, cuando se le disparó accidentalmente y le atravesó la cabeza.Jackson Hospital

Preparaba el avío para la pesca cuando se disparó y le entró a la altura del ojo derecho

La radiografía es impresionante. El cráneo del joven de 16 años se ve atravesado de un lado al otro por un arpón. Yasser Lopez ha sobrevivido después de someterse a una operación de tres horas para extraerle la lanza que le entró a la altura de un ojo y tocó su cerebro.
Los médicos consiguieron salvarle la vida y ahora, once días después del accidente, comienza a rehabilitarse.
El joven estadunidense preparaba el arpón para pescar el pasado 7 de junio, cuando se le disparó accidentalmente y le atravesó la cabeza, según publicó el periódico ' Daily Mail'.
Yasser estaba consciente cuando llegó al hospital Jackson, de Miami, aunque posteriormente comenzó a ponerse muy nervioso y a gritar por lo que los médicos tuvieron que sedarlo para evitar que se hiciera daño.
Los bomberos del condado de Miami-Dade suministraron una sierra de precisión para cortar la lanza y un alicate para quitar el pedazo que estaba clavado en la cabeza del joven y realizarle las radiografías.
"El punto más importante fue resistir la tentación de tirar de esa cosa hacia afuera", declaró Ross Bullock, profesor de cirugía neurológica y director clínico del programa de neurotrauma del hospital donde fue intervenido.
El arpón estaba clavado a pocos centímetros por encima de su ojo derecho y la punta se encontraba bajo la piel en la parte posterior de su cráneo.
Se espera que la rehabilitación del joven se prolongue durante al menos tres meses, aunque los médicos son optimistas sobre la recuperación del paciente.
El doctor Bullock explicó que el arpón milagrosamente no afectó ninguno de los principales vasos sanguíneos del cerebro, destacando que el joven ya "puede ahora hablar un poco, dice frases cortas", explicó.