Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La pareja con sobredosis al volante estaría "casi seguro" muerta sin la ayuda policial

Un niño de 4 años siendo testigo de la sobredosis de su madreFacebook

La inocencia en la cara de un niño de cuatro años, que fue testigo de la sobredosis de su madre y su pareja desde la parte trasera del coche en el que viajaban, ha vuelto a sacar a la palestra el debate sobre el consumo de heroína en Ohio. Pero tampoco ha estado exenta de polémicas la difusión de la imagen con la que el departamento de Policía de la zona lo denunció. 

Rhonda Pasek, la madre del pequeño, ya estaba desmayada cuando la Policía llegó al vehículo, que había estado circulado en zigzag. El funcionario Kevin Thompson tuvo que apagar el motor del coche y se dio cuenta de que la piel de la mujer estaba adquiriendo un tono azulado, por lo que le administraron Narcan, un antídoto contra los efectos de la sobredosis. 
James Acord, el conductor, se quedó inconsciente poco después, pero antes pudo informar entre balbuceos de que trataba de llevar a su acompañante al hospital. "Casi seguro" estarían muertos ambos sin la intervención de los agentes, según ha informado el departamento de policía de East Liverpool a la CNN
El niño se encontraba tras el asiento del copiloto y, según explicaron en la publicación de Facebook donde sacaron a la luz la imagen, necesitaban "ser la voz de un niño que se vio inmerso en este desastre". Tiene 4 años y se encuentra bajo tutela de los servicios sociales de la zona. "El niño no puede hablar por sí mismo pero esperamos que su historia pueda convencer a otro usuario que lo piense dos veces antes de inyectarse este veneno si están cuidando a un niño", añadieron en la mencionada red social.
Esta publicación formaba parte de una campaña antidroga en Ohio, donde el consumo de heroína se ha convertido en un gravísimo problema. Los internautas han sido críticos con la difusión de una imagen de tal dureza, pero las autoridades se adelantaron a estas reacciones y explicaron que "es momento de que el público que no usa drogas vea a lo que nos enfrentamos diariamente".