Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los niños también pueden sufrir síndrome postvacacional con la vuelta al cole

Niño llorando. Foto: GtresGtres

El vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), José Antonio López, ha avisado de que con el final de las vacaciones y la proximidad del inicio del curso escolar los niños también pueden sufrir síntomas propios del síndrome postvacacional, de ahí que recomiende a los padres paciencia y no sobreprotegerlos.

Este síndrome se caracteriza por irritabilidad, dificultad a la hora de concebir el sueño, cansancio o una sensación de profunda apatía y tristeza. Aunque se trata de algo propio de edad adulta, ya que se vincula con la vuelta al trabajo tras las vacaciones, los niños no están exentos de padecerlo.
"Los niños sufren los primeros días de colegio, manifestándolo a través de un sueño intranquilo o la falta de apetito", explica el experto, "tras un largo periodo en el que no han tenido horarios, ni obligaciones".
Además, aquellos que son "más ansiosos" o están "siempre pegaditos a su padres" lo van a notar más, al igual que aquellos niños que van por primera vez al colegio o la guardería.
En este sentido, el doctor explica que se le puede ayudar "estando más con ellos estos primeros días, siendo compresivos, explicándoles que es divertido ir al colegio y estimulándoles en su nuevo aprendizaje y, sobre todo, no enfadarse con ellos porque estos días puedan estar más irritables o no duerman".
De hecho, el experto hace hincapié en "hacer entender a los padres que se trata de algo adaptativo" y que ellos son los primeros que no han de mostrar preocupación frente al niño. "Los padres ansiosos hacen niños ansiosos, y la mejor prevención se realiza durante todo el año. Lo mejor es dejar a los niños que exploren y no ser sobreprotector con ellos", explica López.