Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sindicato CSIF denuncia a dos ediles de la CUP por agresiones antes del juicio a Garganté

Seis delegados sindicales del CSIF han presentado sendas denuncias en los juzgados de Barcelona por agresiones, insultos y amenazas de dos ediles de la CUP en Barcelona y otros simpatizantes durante las concentraciones a favor y contra el juicio al concejal de esta formación Josep Garganté el 1 de diciembre.
Según ha informado el sindicato en un comunicado, entre los denunciados están las concejales María José Lecha y Maria Rovira, que profirieron insultos, descalificaciones y amenazas a los manifestantes convocados por sindicatos de la Guardia Urbana como el CSIF para pedir la dimisión de Garganté.
Los hechos ocurrieron en las manifestaciones cruzadas de defensores y detractores de Garganté ante las puertas de la Ciudad de la Justicia antes de que se celebrara el juicio al edil por unas presuntas coacciones a un médico para que modificara un parte implicando a la Guardia Urbana, del que quedó absuelto al renunciar el médico a denunciar.
Las denuncias más graves presentadas por los delegados sindicales por agresiones con resultado de contusiones y contracturas han sido presentadas por el secretario de Organización de CSIF en el Ayuntamiento de Barcelona y guardia urbano, Eugenio Zambrano, y la empleada de Correos May Jiménez Hernández.
Según las denuncias, Zambrano sufrió contusiones en la tibia y en un costado, mientras que Jiménez tuvo una contractura muscular con el brazo en cabestrillo, por los "puñetazos en la espalda y empujones en el pecho" que le propinaron.
De hecho, este agente asegura en la denuncia que las concejales le profirieron insultos y amenazas como 'portavoz de mierda de la Guardia Urbana', 'policía de mierda', 'torturador' y 'ya te enterarás', y le dieron patadas en las piernas, abdomen y costillas.
El CSIF ha condenado estos hechos y ha reclamado el derecho a ejercer de manera legítima su libertad sindical, además de pedir "respeto institucional" en las relaciones entre los representantes políticos y representantes de los trabajadores.