Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un número significativo de pacientes con hidrosadenitis recibe un diagnóstico erróneo, según una experta

La hidrosadenitis supurativa es una patología que afecta a cerca de medio millón de personas adultas en España y, a pesar de esto, existe un número "significativo" de pacientes que recibe un diagnóstico erróneo, según la presidenta de la Asociación de Enfermos de Hidrosadenitis (ASENDHI), Silvia Lobo.
Por ello, y con el objetivo de abordar las dificultades que encuentran estos pacientes en la consulta de atención primaria, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) ha invitado a ASENDHI a participar en su XXXVII Congreso, celebrado los días 4, 5 y 6 de mayo en Madrid.
Durante el congreso, Lobo ha destacado que es "vital que el equipo de Atención Primaria tenga formación sobre la enfermedad y conozca el algoritmo de diagnóstico de la hidrosadenitis supurativa, ya que solo así se conseguirá el diagnóstico precoz que tanto precisan los afectados".
Y es que el médico especialista en medicina de familia en Atención Primaria es la primera referencia para el paciente de hidrosadenitis, por lo que desempeña un papel primordial en la identificación, diagnóstico, tratamiento y cuidado de las personas que padecen esta enfermedad.
"Ante episodios recurrentes inflamatorios y dolorosos, el médico de atención primaria ha de realizar una exploración clínica general de todas las regiones anatómicas con glándulas apocrinas: axilas, genitales externos, zona submamaria e intermamaria, ingles, zona perianal y glúteos. Además, debe preguntar acerca de la frecuencia de los brotes e indagar acerca de los antecedentes familiares", ha explicado Lobo.
LESIONES DOLOROSAS O SUPURATIVAS
Existen una serie de claves para el correcto diagnóstico del paciente y estas son la presentación de lesiones dolorosas o supurativas en dos o más ocasiones en los últimos 6 meses; la localización de las lesiones en las regiones anatómicas con glándulas apocrinas; y que el tipo de lesiones sean nódulos, tractos fistulosos, abscesos y/o cicatrices.
Todo ello es importante ya que, según los datos del Barómetro de la Hidradenitis Supurativa, estudio realizado por ASENDHI entre pacientes de HS de toda España, los pacientes de hidrosadenitis supurativa tardan una media de 9 años en recibir el diagnóstico y visitan una media de 15 médicos diferentes antes de ser diagnosticados.