Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Inma refugiada en su coche a causa de la sensibilidad química a la pintura de su edificio

Inma, que sufre sensibilidad química múltiple tendrá que vivir al menos seis meses en su coche. La razón es que sus vecinos decidieron pintar el edificio cuyos componentes le provocan alergia. La mujer, que se había ofrecido para pagar una pintura ecológica, ha denunciado la obra y espera que un tribunal logre paralizarla.