Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salta a la fama en la Red gracias a sus selfies junto a los senos de las chicas de la playa

El youtuber 'Overboardhumor', Garret García, ha convertido el desparpajo, el riesgo y las acciones más "picantes" y atrevidas en su sello y su marca principal para atraer al público en la popular red de vídeos 'Youtube'. Tras los 'butt selfie' (selfie con culos) ahora llegan sus 'boob selfies', fotografías que se realiza junto a los senos de las chicas que descansan plácidamente en la playa.

Todo por la fama. La lucha por hacerse un hueco entre los 'youtubers' más famosos del mundo cada vez es más complicada debido a la proliferación de aquellos que han decidido hacer de la popular red de vídeos de la web un modo de vida y una forma de garantizarse sus ingresos.
Algunos dedican días, semanas o incluso meses en definir ideas creativas que puedan sorprender a sus 'viewers' y garantizarse suscriptores, adeptos que consultan periódicamente su repertorio de vídeos y contribuyen para que el canal de Youtube en el que trabajan en cuerpo y alma sea rentable, –tanto en lo relativo a lo económico como en la satisfacción de saber que a muchas personas les gusta lo que están viendo-.
Sin embargo, también abundan en la red casos como el de 'Overboardhumor', Garret García, el prototipo de youtuber que convierte el desparpajo, el riesgo y las acciones más "picantes" y atrevidas en su sello y su marca principal para atraer al público.
Tras el 'butt selfie' (selfie con culos) su última ocurrencia para convertirse en famoso son los 'boob selfies', es decir, los selfies junto a los pechos o senos de mujeres a las que sorprendía en la playa cuando descansaban en bikini plácidamente.
Ahorrándose cualquier tipo de acercamiento cortés y armado de su videocámara, se situaba sin más entre ellas empezando una conversación llena de comentarios jocosos que en muchas ocasiones conseguía sacar la sonrisa de más de una incluso después de decirlas que publicaría los selfies que se había tomado con ellas en Instagram.
Por grosero que pueda resultar en un principio, lo cierto es que su método está consiguiendo resultados, y son ya varios los vídeos suyos que atesoran millones de visitas de curiosos viewers que disfrutan viendo la cara de sorpresa y la reacción de sus víctimas.