Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se hace un selfi en bikini y descubre que tiene un agresivo cáncer de piel

Se hace un selfi en bikini y descubre que tiene un agresivo cáncer de pielInstagram

Cuando Cloe Jordan quiso hacerse un selfi antes de tomar el sol en sus tumbonas, descubrió un enorme lunar con muy mal aspecto en su estómago. Decidió ir al médico para quitárselo porque era antiestético, pero terminó salvando su vida. En realidad era un peligroso cáncer de piel bastante agresivo.

A veces un selfi puede salvarte la vida. Esto es lo que le ocurrió a esta joven de 22 años que gracias a una fotografía en bikini pudo detectar un lunar antiestético en su estómago. Decidió quitárselo para mejorar su imagen y terminó salvando su propia vida porque ese molesto lunar era en realidad un cáncer bastante agresivo.

Fue hace tres meses cuando a Cloe Jordan le diagnosticaron cáncer de piel después de visitar a su médico para preguntarle acerca de cómo eliminar su lunar, informa Mirror.

A pesar de que el lunar crecía y cambiaba de color no pensaba que fuera nada grave, pero después de visitar a su médico, le enviaron otras pruebas.
Desgraciadamente, una biopsia reveló que Cloe tenía cáncer de piel y los médicos creían que podría haberse extendido. En seguida eliminaron su lunar y mientras ella estaba esperando a ser tratada, Cloe decidió valientemente compartir su historia para advertir a los demás.

Cloe cree que tomar mucho el sol ha podido ser la consecuencia de su cáncer de piel. Ella aseguró al mismo medio que "no tenía idea de que mi lunar se había vuelto canceroso, lo había tenido toda mi vida". "Había tenido el lunar en el estómago desde que nací y cuando empezó a cambiar de forma el verano pasado, no me di cuenta. Pero yo lo había odiado durante mucho tiempo y cada vez que llevaba un bikini o ropa interior y me hacía un selfie, sentía que me molestaba".
Es por eso que Cloe decidió ir al médico para quitárselo. Pero de pronto se vio rodeada por 8 médicos que parecían preocupados por el aspecto del lunar. Poco después le hicieron una biopsia y le diagnosticaron cáncer de piel.

"Me sentí entumecida, nunca imaginé tener algo tan serio siendo tan joven", pero asegura estar agradecida de que por un selfi, haya logrado detectar la enfermedad que habría acabado con su vida.
El verano pasado observó que su lunar se había vuelto más grande y más oscuro, pero no le parecía nada alarmante. Aun así fue al médico porque no le gustaba el aspecto que tenía y “no tenía ni idea de que podría haberme matado”.

"La cicatriz en el medio de mi barriga es realmente grande, porque como me explicaron los cirujanos el lunar era muy profundo”.