Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las fuerzas de seguridad, "alertadas" en la valla de Melilla ante un diciembre en el que se esperan intentos de saltos

Las fuerzas de seguridad del Estado en Melilla están este mes de diciembre "alertadas" en la valla de la ciudad autónoma ante el convencimiento de que podrían producirse intentos de salto debido a la gran bolsa de inmigrantes detectada en el monte Gurugú (Marruecos), la llegada del frío y la lluvia y la proximidad de fechas festivas por la Navidad.
Según han apuntado a Europa Press fuentes policiales, la Policía Nacional y en especial la Guardia Civil, que es la encargada de la custodia de la valla, va a estar muy atenta este mes de diciembre, porque la bolsa de inmigrantes al otro lado es en la actualidad muy importante y los intentos por pasar a la ciudad española del Norte de África se van a multiplicar en este mes de celebraciones.
Así, han indicado que sus servicios de información manejan altas cifras de inmigrantes en los alrededores de la ciudad, con filas de indocumentados, en los que se pueden ver a centenares de personas esperando al otro lado de la frontera una oportunidad para acceder desde Marruecos a Melilla.
Las citadas fuentes han admitido que son estas fechas propicias para estos intentos de saltos, primero porque el frío y las fuertes lluvias aprietan y segundo ante la creencia de los inmigrantes de que al tratarse de un mes con muchos periodos festivos, como los recientes puentes de la Constitución y de la Inmaculada Concepción, o las próximas Navidades y Fin de Año, se podría producir una relajación en la vigilancia.
Sin embargo, las fuentes policiales han destacado que "nada más lejos de la realidad", porque ha vuelto a Melilla el helicóptero de la Guardia Civil, que sobre todo por las noches y primeras horas de la mañana, sobrevuela todo el perímetro fronterizo, para prevenir posibles entradas.
Así ha ocurrido estos últimos días, en los que los acercamientos a la alambrada melillense son constantes y por ejemplo el viernes las fuerzas de Marruecos evitaban que una treintena de subsaharianos alcanzaran la valla y el sábado se detectaran a decenas de inmigrantes que, no obstante, no lograron tocar la alambrada.