Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El enfermo del segundo milagro de la Madre Teresa de Calcuta: "Le estoy muy agradecido"

El brasileño Marcilio Haddad Andrino, cuya sanación inexplicable de un cuadro gravísimo de abscesos cerebrales e hidrocefalia se atribuye a la intercesión de la Madre Teresa de Calcuta en 2008, ha manifestado este viernes 2 de septiembre su agradecimiento a la fundadora de las Misioneras de la Caridad.
"Le estoy muy agradecido por el milagro a la Madre Teresa de Calcuta", ha destacado, junto a su esposa Fernanda Rocha, a pocas horas de que el Papa Francisco canonice a Teresa de Caluta. Marcilio participará este domingo en los actos de la santificación.
En diciembre de 2008, con 35 años, este brasileño, ingeniero mecánico de profesión, fue ingresado de urgencia. Había enfermado y presentaba grandes trastornos en la esfera neurológica. Los exámenes especializados habían mostrado la presencia de ocho abscesos cerebrales.
"El lado izquierdo de mi cuerpo estaba totalmente paralizado. Mi situación empeoró. Tuve una convulsión muy fuerte, perdí la conciencia y me llevaron a un hospital donde me ingresaron de gravedad", ha relatado.
Los médicos tomaron la decisión de operarle y fue entonces cuando sucedió algo inexplicable para la ciencia. Marcilio abrió los ojos, y, entre el estupor de los presentes, preguntó por qué se encontraba allí. "Me sedaron y, tras estar poco tiempo en el quirófano, me desperté. En ese momento sentía una paz muy grande y sin dolor de cabeza", ha revelado.
Tras varios exámenes médicos, el paciente no presentaba ninguna secuela de la grave patología que había padecido y le dieron finalmente el alta. "Los médicos constataron la reducción del 70 por ciento de los abscesos cerebrales. Poco después, salí caminando por mi propio pie. Seis meses después, volví al trabajo sin problema. El médico nos alertó a Fernanda y a mí de que tras haber tomado tantos antibióticos difícilmente podríamos tener hijos. Poco después, Fernanda se quedó embarazada", comenta.
Esta sanación ha sido catalogada como el milagro que elevará a la Madre Teresa de Calcuta hasta altares de la Iglesia católica. En septiembre de 2015, la Congregación para las Causas de los Santos aceptó las conclusiones de la comisión médica y presentó el informe al Papa Francisco para su aprobación final.
ENERGÍA, EMPRENDIMIENTO Y LIDERAZGO
La superiora general de las Misioneras de la Caridad, la hermana Mary Prema, ha destacado que la Madre Teresa de Calcuta a quien conoció en 1980 le marcó por su "vital energía, su capacidad de emprender iniciativas y el liderazgo que mostró desde su primer encuentro". "Fue una madre y una maestra. Vivió la vida religiosa con mucha alegría. Fue una más en la comunidad. Siempre estuvo allí para sostenernos. Ella está todavía conmigo. Lo siento", ha destacado.
Así, ha señalado que una de las principales características de la fundadora de las Misioneras de la Caridad era su fe en Dios inquebrantable. "Siempre trataba de ser la primera en estar rezando en la capilla para decirle a Dios cuanto le quería, incluso en los últimos momentos de su vida", ha detallado.
También ha rememorado cómo la Madre Superiora dedicaba parte del día a la instrucción de las demás hermanas de la congregación, dando siempre consejos sobre cómo vivir en un modo práctico la espiritualidad de amor a Dios. "Siempre tenía dibujada una gran sonrisa. Su visión sobre la vida era que todo había sido creado por Dios para amar y para ser amado y esto le daba una profunda energía", ha agregado. En este sentido, ha recalcado que su amor por Cristo y por la gente "se trasmitía en todo lo que hacía".
LA MISMA PARA RICOS Y POBRES
Por su parte, el padre Brian Kolodiejchuk, postulador de la causa de canonización de Madre Teresa, que la conoció de cerca, ha incidido en la figura de Madre Teresa como una "canalizadora de la misericordia".
"Estaba siempre dispuesta a perdonar, pero solo entendía el perdón con el olvido", ha explicado. Así, ha destacado su gran "humildad", a través de la cual era capaz de vivir el sufrimiento de Cristo. "Madre Teresa es lo mismo para pobres y ricos. Ella pregonó que todo pecado puede ser olvidado", ha concluido.