Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los efectos secundarios de la inmunoterapia son "más moderados" que los tratamientos convencionales para el cáncer

Los efectos secundarios de la inmunoterapia son "más moderados" que los tratamientos convencionales para el cáncer, según ha señalado la vicepresidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Ruth Vera, con motivo de la celebración del 'VIII Seminario de Periodistas Curar y Cuidar en Oncología', organizado por SEOM con la colaboración de MSD España y dedicado a la 'Innovación, Acceso y Sostenibilidad en el tratamiento del cáncer'.
"Los nuevos fármacos inmunomoduladores es una de las grandes revoluciones terapéuticas de los últimos años. El paradigma de que sea nuestro propio sistema inmune el que detenga y frene el crecimiento de un tumor parece hoy por fin una realidad en muchos tumores sólidos y sin duda es una potente línea de investigación de cara al futuro", ha aseverado Vera.
Por su parte, el miembro de la Comisión SEOM de Acceso a Fármacos y oncólogo médico del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, Martín Lázaro, ha hecho hincapié en los mecanismos de los que dispone el sistema sanitario para hacer llegar estas innovaciones terapéuticas a los pacientes en España.
"Los tiempos de aprobación para que un fármaco pueda ser utilizado varían entre unas comunidades autónomas y otras. Los oncólogos y el propio Sistema Nacional de Salud cuentan con mecanismos que garantizan que los fármacos puedan ser utilizados mientras reciben el visto bueno definitivo de las autoridades sanitarias. Una vez aprobado por FDA o la EMA, el fármaco puede ser solicitado como medicación extranjera mientras no esté aprobado en nuestro país. Una vez aprobada por la Agencia Española del Medicamento, tiene que ser aprobado posteriormente por cada CCAA. Ahí es donde existe variedad en los tiempos, como ha demostrado un documento reciente publicado por SEOM. En estos casos, el oncólogo puede solicitarlo de forma excepcional como uso compasivo", ha explicado.
En concreto, este documento de SEOM, tal y como ha recordado Vera, ha detectado heterogeneidad en el acceso a los fármacos analizados, tanto en lo relativo a los ámbitos de las comisiones de evaluación, como en el periodo de duración de las distintas etapas desde la autorización de la AEMPS, pasando por la fijación del precio de reembolso hasta que éste se prescribe al paciente.
IDENTIFICACIÓN DE PACIENTES SEGÚN SUS BIOMARCADORES MOLECULARES
No obstante, el presidente de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), Tomás Castillo, ha manifestado su preocupación por el "tiempo excesivo" que transcurre desde que se aprueba un medicamento hasta que está a disposición del paciente. "No entendemos este proceso y pensamos que habría métodos para abreviar esos plazos", ha señalado, para destacar la necesidad de que la equidad sea un "principio estratégico en el Sistema Nacional de Salud" para evitar "diferencias y discriminaciones" entre hospitales y comunidades autónomas a la hora de poder acceder a determinados fármacos más innovadores y más eficaces.
Asimismo, el especialista de la Unidad de Investigación Clínica en Cáncer de Pulmón del Hospital Universitario 12 de Octubre-CNIO (Madrid), Santiago Ponce, ha comentado que en este nuevo escenario, en la era de la medicina personalizada, la identificación óptima de los pacientes en función de sus biomarcadores moleculares es cada vez más importante.
"No sólo por los beneficios que tiene "ser más certeros con las terapias que administramos a los pacientes" sino porque permite un uso más eficiente de los recursos en el Sistema Nacional de Salud. A medida que el número de mutaciones conocidas y terapias dirigidas vaya aumentando gracias a la investigación, mejorará globalmente el pronóstico de los pacientes con cáncer", ha enfatizado Ponce.
Por su parte, el director asociado de Relaciones Institucionales de MSD, Augusto Silva, ha recordado el papel de las compañías farmacéuticas en el descubrimiento y desarrollo de medicamentos innovadores que aborden las necesidades de los pacientes.
"El objetivo de MSD en Oncología es traducir los avances científicos en innovaciones biomédicas para ayudar a las personas con cáncer en todo el mundo. Nuestras investigaciones están proporcionando avances que están permitiendo ofrecer posibilidades de supervivencia en tumores que hasta ahora no las tenían. Actualmente, el programa de desarrollo clínico de MSD en la inmunoterapia en cáncer se compone de más de 330 ensayos clínicos, en más de 30 tipos de tumores, tanto en monoterapia como en combinación con otras terapias disponibles", ha zanjado el director de MSD Oncología, Félix del Valle.