Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las secuestradas de Cleveland:“He caminado por el infierno con una sonrisa”

Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight, estuvieron secuestradas durante 10 años por Ariel Castro. Durante ese tiempo sufrieron un infierno lleno de violaciones, vejaciones y encarcelamiento, hasta que gracias a la ayuda de un vecino pudieron escapar de lo que fue su condena durante tantos años. Tras unos meses de recuperación y terapias, las jóvenes han decidido grabar un vídeo para agradecer a todo el mundo la ayuda recibida y las múltiples donaciones.

Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight, han querido agradecer públicamente a través de un vídeo publicado en la red a todos aquellos que les han apoyado y los donantes de su fundación, para poder tener una nueva vida, una vida mejor. La fundación ha recibido más de 1 millón de dólares en donaciones.
En el vídeo se puede ver a Michelle Knight como agradece emocionada la ayuda de todos; “Gracias a todo el mundo por su amor, apoyo y donaciones que me ayudarán a construir una nueva vida. Quiero deciros a todos que me encuentro bien, he estado en el infierno y he vuelto, pero soy lo suficientemente fuerte como para atravesar el infierno con una sonrisa en mi rostro”
Además de agradecer el apoyo de la sociedad y su familia, las jóvenes han dejado detalles de lo que durante todo el tiempo de encierro significó en sus vidas y el deseo de construir una nueva vida que empieza de cero pero cuenta con la libertad.
Otra de las jóvenes, Amanda Berry, afirma: “Me vuelvo más fuerte cada día y mi privacidad me ha ayudado inmensamente en ello. Sigo pidiendo respeto por nuestra privacidad y pidiendo tiempo para volver a tener una vida normal”
También hacen alusión al propio control de sus destinos, algo que les fue robado durante tantos años; “Ahora controlo mi propia vida, soy yo quien decide”
Por su parte el secuestrador, Ariel Castro, quien se encuentra en prisión a la espera del próximo juicio, se declaró inocente ante el tribunal que lo juzga.  El exconductor de autobuses se enfrenta a 329 cargos, incluidos homicidio agravado, violación, secuestro, imposición sexual grave, asalto criminal y posesión de instrumentos delictivos.