Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sanitarios defienden la importancia de incrementar la colaboración entre los agentes implicados en la vacunación

Los sanitarios defienden la importancia de incrementar la colaboración entre los agentes implicados en la vacunación para mejorar las coberturas de estas, fundamentalmente entre los adultos, el personal sanitario y sobre todo en las personas de riesgo, según se ha puesto de manifiesto en la jornada de debate en la Academia de Ciencias Médicas de Cataluña y Baleares bajo el título 'Las vacunas funcionan.
En este evento, organizado con motivo de la Semana Mundial de la Inmunización, también se ha indicado que mejorar esas tasas tendrá un gran impacto positivo en la salud de la población e incluso en la sostenibilidad del sistema sanitario porque reducirá la carga de la enfermedad, las hospitalizaciones e incluso la mortalidad, ha explicado la general Manager de Sanofi Pasteur Iberia, Cristina Lains.
También se ha puesto sobre la mesa el hecho de tener en cuenta la importancia de proteger a los llamados grupos de riesgo, tal y como ha reflexionado el secretario de la Junta Directiva de la Sociedad de Pacientes de Cardioalianza, Tomás Fajardo.
Fajardo ha destacado que los grupos de riesgo deben tener toda la información acerca de los beneficios que aportan de las vacunas y a su vez, que los profesionales sanitarios sean conscientes de la existencia de grupos de riesgo y sigan las recomendaciones de vacunación para este colectivo.
SALUD PÚBLICA
Por su parte, el responsable de Servicio de Medicina Preventiva de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, Luis Urbiztondo, ha querido poner en valor el impacto de las vacunas en la Salud Pública, ya que las vacunas junto con el abastecimiento de agua potable y, en general, el saneamiento ambiental, han sido las intervenciones que más han contribuido al aumento de la esperanza de vida y la mejora de la salud de la población.
El presidente de la Sociedad Catalana de Pediatría, el doctor Valentí Pineda, ha hecho hincapié en la necesidad de hacer llegar las vacunas a los países en vías de desarrollo y de tener en cuenta los recursos que ofrece la página de la Organización Mundial de la Salud a través de la campaña que está en marcha para promover la inmunización.
En esta misma línea se ha pronunciado el profesor de Salud Pública de la Universidad de Barcelona, el doctor Antoni Trilla, que ha puesto de manifiesto los objetivos de la campaña de la OMS para promover las medidas del Plan Mundial de acción.
Trilla ha recordado también que "la poliomielitis es una enfermedad que, desgraciadamente, aún está presente en algunos países y que este es uno de los ejemplos de enfermedades inmunoprevenibles ante los que nunca se debería bajar la guardia".
El presidente de la Sociedad Española de Vacunología, Amos García Rojas, ha querido hacer un llamamiento a la sociedad para que se ponga en valor la importante contribución que las vacunas han hecho a lo largo de la historia. Para ello ha asegurado que la información científica contrastada y veraz es la que debe prevalecer ante posibles intentos de menospreciar el valor que han tenido y que tienen las vacunas para la salud pública.
Esta jornada organizada por Sanofi Pasteur y diversas sociedades científicas como la Asociación Española de Vacunología, la sociedad Española de Medicina preventiva Salud Pública e Higiene junto con la Sociedad Catalana de Pediatría, Sociedad de Salud Pública y de Geriatría y Gerontología en la Academia de Ciencias Médicas de Cataluña y Baleares, ha citado a varios expertos del ámbito de las vacunas que han querido poner sobre la mesa los temas más destacados acerca de esta importante herramienta de prevención de enfermedades que son las vacunas.
La OMS estima que en la actualidad las vacunaciones contribuyen a prevenir 2,5 millones de muertes cada año. Cada año mueren aún más de 100.000 personas por sarampión (2.6 millones en 1980), destacando también la complejidad del proceso de adquisición de vacunas por parte de la Administración.