Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La falta de tarjeta sanitaria es la principal barrera de acceso de los inmigrantes con VIH a su tratamiento

Uno de cada cinco (22%) inmigrantes con VIH dice haber sufrido algún tipo de barrera para acceder al sistema sanitario y la falta de tarjeta sanitaria es el principal escollo que tienen para poder ser atendidos y tratados, según datos de un estudio europeo que se presentará durante el VIII Congreso Nacional del Grupo de Estudio del Sida (Gesida) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas e Inmunología Clínica (SEIMC), que se celebra esta semana en San Sebastián.
En el estudio 'aMASE' participaron 710 adultos nacidos fuera de España y diagnosticadas de VIH en los cinco años previos, y los hombres dijeron sufrir más obstáculos que las mujeres, 24 frente al 22 por ciento.
Además, también refiere otras barreras de acceso, comunes para todos los pacientes, como son los tiempos de espera, tanto en la clínica como para conseguir una cita.
Del estudio también se extraen datos que muestran la extrema vulnerabilidad de estas personas, ya que hasta el 6 por ciento de los inmigrantes que viven con VIH declaró tener problemas para adquirir alimentos.
La falta de recursos para comprar alimentos afecta en mayor medida a las personas que no tenían ingresos propios, mantuvieron relaciones sexuales no consentidas, retrasaron o dejaron de tomar algún tratamiento por no poder pagarlo, sufrieron discriminación por la orientación sexual en el último año, que eran originarias de África o fueron diagnosticadas entre 2008 y 2010.
El estudio 'aMASE' ha proporcionado la información que muestra la importancia de asegurar el acceso libre y gratuito de los inmigrantes al sistema sanitario y la necesidad de llevar a cabo intervenciones focalizadas en combatir la situación de vulnerabilidad social y económica de los inmigrantes VIH-positivos que sufren un mayor riesgo de exclusión.