Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La sangre del cordón umbilical ayuda a frenar el envejecimiento

La sangre del cordón umbilical ayuda a frenar el envejecimientoGTRES

La sangre del cordón umbilical ha permitido que ratones viejos de laboratorio recuperen la memoria y la capacidad de aprendizaje, según un estudio de la Universidad de Stanford publicado en la revista Nature. Los resultados de este estudio podría ayudar al desarrollo de fármacos.

En concreto los investigadores detectaron la proteína TIMPS, abundante en el plasma del cordón umbilical humano pero que disminuye con la edad, que puede imitar el efecto rejuvenecedor en la función cerebral de los ratones.
Así, esta proteína de la sangre del cordón umbilical inyectada en ratones viejos de forma aislada –sin el resto del plasma- permite a los roedores recuperar la memoria y su capacidad de aprendizaje, según publica la revista Nature.
Los investigadores probaron los efectos de la sangre humana mayor -entre 61 y 82 años-, sangre joven –entre 19 y 24 años- y la sangre del cordón en tres grupos de roedores mayores. Tras varias semanas, el tratamiento con plasma de cordón humano revitalizó el hipocampo y mejoró la función cognitiva en ratones envejecidos. El plasma de los adultos más viejo no tuvo efecto alguno en la función del hipocampo y el plasma de los adultos jóvenes la mejoró ligeramente.
El envejecimiento impulsa cambios en la función neuronal y cognitiva, cuya disminución es una característica principal de muchos trastornos neurológicos. "Con el avance de la edad, el hipocampo degenera, pierde las células nerviosas, y se encoge" y por eso se pierde la memoria y la capacidad de aprendizaje, explica Tony Wyss-Coray, del equipo de investigadores de la Universidad de Stanford.