Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El saneamiento es el remedio "más eficaz" para reducir la mortalidad infantil y numerosas enfermedades, según ONGAWA

El saneamiento es el remedio "más eficaz" para reducir la mortalidad infantil y numerosas enfermedades, según la ONGAWA-Ingeniería para el Desarrollo Humano, con motivo de la celebración este sábado del Día Mundial del Saneamiento, en el que recuerda que 2.400 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a un saneamiento adecuado.
Así, la ONG defiende que lograr el acceso universal a un saneamiento adecuado y sostenible tiene un "enorme impacto" sobre la salud, la educación, los ingresos y sobre la dignidad de las personas.
Además, señala que el acceso universal solo será posible si gobiernos e instituciones adoptan "compromisos urgentes" y "acciones eficaces". "Es imprescindible que todos nos movamos y mostremos que nos importa, que no estamos dispuestos a tolerar que todavía mueren cada año más de 300.000 niños por este motivo", señala la ONG que añade que tan importante es encontrar una solución tecnológica adecuada como impulsar los cambios sociales y culturales necesarios para asegurar su sostenibilidad.
ONGAWA ha anunciado que el sábado, con motivo del Día Mundial del Saneamiento, formará una fila de personas delante de una letrina en Madrid para llamar la atención sobre los 2.400 millones de personas que cada día luchan por tener unas condiciones dignas, seguras y sostenibles para acceder al saneamiento.
En este contexto, informa de que 1.800 millones de personas usan una fuente de agua contaminada con materia fecal y que la diarrea provocada por el acceso al agua y saneamiento deficientes supone 315.000 niños muertos al día, unos 900 cada día, según datos de Naciones Unidas.
Finalmente, apunta que la mitad de las camas de los hospitales en países en desarrollo se ocupan por personas que sufren enfermedades relacionadas con la falta de agua, saneamiento e higiene y este tipo de enfermedades derivadas de la falta de saneamiento e higiene provoca una menor productividad y cuesta a muchos países hasta un 5 por ciento del PIB.