Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco lugares insólitos para hacer el amor

Pareja teniendo sexoEfe

¿Estás cansada de la monotonía de la intimidad? Tal vez pienses dos veces en cambiar tu escenario para disfrutar la compañía de tu pareja, ya que existen algunos lugares peligrosos para tener sexo.

Una encuesta de la aseguradora estadounidense Medical Insurance detalla que hacer el amor en lugares y muebles inseguros genera accidentes que pueden poner en peligro tu integridad. En general, según la aseguradora, durante el encuentro sexual se puede sufrir lesiones como contracturas musculares, lesiones de espalda, rodillas, cuello, esguinces, dedos torcidos o lesiones en el pene.No obstante, si tienes el cuidado necesario, podrás disfrutar al máximo del encuentro sexual con tu pareja, sólo recuerda protegerte para evitar el contagio de enfermedades sexuales o un embarazo no deseado, señala noticias24.com. Esto son los lugares más insólitos en la lista de la aseguradora:
1.Armario: Este lugar puede parecer muy tentador, sobre todo si no están solos en la casa. Sin embargo, debes tener cuidado con algún mueble que tengas dentro o los ganchos.
2. Jardín: Los insectos y el peligro de que algún vecino te vea pueden ser factores que desencadenen un accidente o enfermedad.
3. Baño: El lugar es muy resbaladizo, además, con algunas posturas y la pasión, puedes perder la noción de dónde pones los pies, por lo que corres el riesgo de meterlo al váter y sufrir alguna lesión.
4. Sofá: Aunque parezca inofensivo, debes asegurarte que las patas sean firmes y que soporte el peso de los dos. Asegúrate de que los brazos se adapten a las posturas, sin hacerte daño, y que la tela no sea resbaladiza.
5. Alfombra: Aunque ya estás en el suelo, puede haber algún insecto que te pique, o el frotar durante mucho tiempo la piel puede ocasionarte sarpullido o enrojecimiento, así como algún dolor muscular.