Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo evitar 5 errores de higiene comunes

Hombre echándose desodoranteGTRES

Hábitos de higiene que creías anodinos pueden tener una gran repercusión en la salud. Por eso conviene identificarlos y cambiarlos, siguiendo los consejos del doctor Joseph Mercola, director de la Clínica de Salud Óptima de Chicago, EEUU, líder en medicina natural.

Estos son cinco errores que conviene evitar en tu higiene diaria, según un artículo del doctor Joseph Mercola y la doctora Rachael Droege:
1 Usar desodorante
Es un hábito diario, pero el uso de antitranspirantes puede provocar Alzheimer debido al aluminio que contienen, señala el doctor Mercola en un artículo publicado en dietametabolica.es. El aluminio es absorbido por el cuerpo a través de la piel, lo que afecta al cerebro y puede provocar pérdida de memoria y Alzheimer. Además de aluminio, los desodorantes también contienen sustancias tóxicas y metales pesados como el circonio. Su uso puede ser sustituido por agua y jabón o aceite de coco. También el aceite de oliva ozonizado tiene propiedades antibacterianas y combate las bacterias responsables del olor corporal.
2. Cocinar mucho los alimentos
Cuando cocinamos los alimentos a altas temperaturas no sólo pierden nutrientes sino que también generan sustancias químicas nocivas llamadas aminas heterocíclicas. Al cocinar la carne, esto se puede aminorar añadiendo arándanos a la carne picada y a las hamburguesas porque contienen muchos antixiodantes anticancerígenos y evitan que se formen las aminas heterocíclicas. Es muy aconsejable intentar ingerir carne de la mejor calidad. Además de la carne, hay que cuidar el consumo de leche y lácteos. El doctor Mercola aconseja evitar la leche pasteurizada y aconseja la leche cruda. Lo mismo pasa con los huevos, un alimento que, sin cocinar, proporciona nutrientes de alta calidad. Las verduras también pierden valiosos nutrientes cuando se cocinan. Los zumos de verduras son una forma excelente de añadir verduras nutritivas y crudas a la dieta.
3. Usar jabones antibacterianos
Para los doctores que firman el artículo, este tipo de jabones son innecesarios. Además, causan más daños que beneficios debido a que el triclosán, un componente antibacteriano, mata células sanas y contribuye a la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos. Lo mejor es encontrar un jabón libre de sustancias químicas para toda la familia.
4. Usar pasta de dientes con flúor
Un tubo de pasta de dientes convencional contiene suficiente cantidad de flúor para matar a un niño pequeño si se ingiriese de una vez, afirman los doctores Mercola y Droege. Señalan que el flúor se acumula en los huesos y favoreciendo las fracturas, así como en la glándula pineal, lo que inhibe la producción de la melatonina, que regula el inicio de la pubertad. También daña el esmalte de los dientes y confunde al sistema inmunológico, haciendo que ataque a los tejidos del cuerpo. Esto puede incrementar la tasa de crecimiento de los tumores en gente con predisposición al cáncer.
5. Almacenar las verduras de forma inadecuada
Una vez que las verduras se recolectan de la huerta, empiezan a perder nutrientes, pero puede aminorarse si se almacenan correctamente. Para ello conviene intentar envasarlos al vacío o lo más cercano al vacío que se pueda, quitando el aire de las bolsas donde se guardan. También el lavado de verduras es importante para eliminar los restos de pesticidas si las verduras no son ecológicas. Los doctores aconsejan lavarlas en agua ozonizada o con medio de vaso vinagre disuelto en una pila llena de agua durante 30 minutos.