Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seis rituales mañaneros que te harán más productivo el resto del día

MeditaciónGtres

Tener por delante una intensa jornada puede darnos pereza y podemor preferir quedarnos en la cama el máximo posible. Sin embargo, adoptar ciertos hábitos puede ayudarnos a dejar de lado las sábanas y empezar el día con energía.

El emprendedor Brian Scudamore aconseja estos pequeños trucos en Forbes para afrontar el día:
1.Establecer la alarma del reloj con precisión. Poner la alarma a las 6:55 en lugar de a las 7:00 es algo psicológico que le dice a tu cerebro que debe empezar a prestar atención.
2.Escribir tus objetivos para el día. El desayuno puede ser un buen momento para escribir lo que queremos lograr ese día. Conseguir ese objetivo puede hacer que nuestro día haya sido productivo. Puede no ser un objetivo laboral, simplemente “lograr ir al gimnasio” o “poner atención a lo que como” que es un objetivo centrado en la salud y en uno mismo y nos permite saber que hemos cuidado de nuestro cuerpo y, por tanto, de nuestra mente también.
3.Darte una hora 'de energía'. Por ejemplo, entre las 7:00 y las 8:00. Reservar una hora para leer, meditar, aprender un idioma, hacer yoga, taichí o chi kung. Darte un tiempo para ti. Lo que nunca debes hacer es ver el e-mail en esa hora.
4.Encontrar una forma de comer adecuadamente. Y eso empieza por el desayuno. Puedes hablar con un nutricionista o utilizar alguna app que recomiende desayunos y comidas apropiadas para tu jornada.
5.Aprovechar el trayecto al trabajo. Si vas en coche, puedes usarlo para organizar reuniones o establecer la agenda del día. Si vas en transporte público, puedes leer informes o repasar la organización de la jornada.
6.Dormir bien. El secreto para una mañana productiva es la noche anterior. Antes de dormir, ayuda mucho hacer una lista de 10 cosas por las que se está agradecido, especialmente cuando se ha tenido un mal día. Es un poderoso recordatorio de lo que se ha hecho con la familia, por uno mismo y por el trabajo. Acabar el día con una sensación positiva ayuda a levantarse con más energía al día siguiente.