Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El robo más ridículo de la historia

Ocurrió en una tienda de móviles de Brasil. La ladrona entra al establecimiento 'armada' con una piedra de gran tamaño, mientras se le van bajando los pantalones. Al llegar al mostrador, se sube los pantalnones para coger la piedra y romper los cristales con ella. Se trata de un robo real, pero podría parecer más una escena de una película cómica.