Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los riesgos para la salud de no lavar las sábanas con frecuencia

camaGtres

El contagio de hongos como el pie de atleta puede ser problema si las sábanas no se cambian con la suficiente frecuencia. Además, los fluidos corporales pueden filtrarse al colchón y la almohada haciendo más difícil su eliminación. 

Las sábanas están en contacto directo con el cuerpo cuando dormimos, y los fluidos corporales impregnan la tela a lo largo de la noche. Ello incluye el sudor e incluso líquidos más desagradables que pueden quedarse ahí durante días si las sábanas no se lavan con la suficiente frecuencia. La falta de lavado puede perjudicar a la salud. 
Así lo advierte la publicación ATTN, que explica que, durante el sueño, continuamos transpirando y se liberan diferentes sustancias del cuerpo. Es posible encontrar saliva, orina, fluidos genitales e incluso materia fecal en las fibras. Si las sábanas no se lavan regularmente, y quien duerme tiene alguna herida o arañazo, puede infectarse. El pie de atleta y otros hongos también pueden transferirse a través de las telas. No tener una higiene regular de la ropa de cama puede producir incluso que se impregne el colchón y la almohada, y su limpieza es mucho más difícil que la de las sábanas. 
Los excrementos de los ácaros que se acumulan en la ropa de cama sucia puede causar problemas respiratorios a las personas con alergias y asma, un problema de fácil remedio si las telas se lavan con agua caliente. También debe vigilarse que, al cambiar las sábanas, las limpias huelan bien, ya que si huele a rancio quiere decir que necesitan un nuevo lavado.