Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los reumatólogos pediátricos buscan que los pacientes alcancen la remisión clínica con un manejo óptimo del fármaco

Los reumatólogos pediátricos buscan conseguir una inactividad de la artritis idiopática juvenil y un mantenimiento de esta, por lo que han destacado el papel de la terapia biológica y la importancia de regular su monitorización, según han puesto de manifiesto en la VI Jornada de Actualización en Artritis Idiopática Juvenil (AIJ) celebrada en Madrid.
Los expertos se han reunido para evaluar los retos y necesidades en el manejo óptimo de una patología como esta y han manifestado su objetivo de que los pacientes tratados alcancen la remisión clínica con un manejo óptimo del fármaco.
"La llegada de los fármacos biológicos al tratamiento de la Artritis Idiopática Juvenil supuso una verdadera revolución al mejorar enormemente el pronóstico de los niños con esta enfermedad. Sin embargo, existe variabilidad entre centros en relación a estrategias de tratamiento, por lo que se hace necesario establecer guías para modificar la dosis de estos fármacos de forma adaptada a cada paciente", ha indicado la reumatóloga pediátrica del Hospital Universitario La Paz, la doctora Sara Murias.
En los últimos años, uno de los temas de especial interés para los especialistas se basa en la posibilidad de reducir o incluso suspender el tratamiento una vez que la enfermedad alcanza la inactividad, y cómo se debe hacer, ha señalado el presidente de la Sociedad Española de Reumatología Pediátrica, el doctor Jordi Antón.
Y es que, aunque en el pronóstico de una enfermedad como la AIJ intervienen varios factores, el tratamiento es uno de las claves que más condiciona el curso de la enfermedad. Por ello, los más de 100 profesionales que han participado han puesto sobre la mesa criterios para un uso apropiado de modificación de dosis en el tratamiento de la enfermedad.