Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Había mucho humo y sólo oíamos pedir ayuda"

"Había mucho humo y sólo oíamos pedir ayuda", ha afirmado un vecino de la residencia Santa Fe de Zaragoza, uno de los primeros que llegó al lugar tras iniciarse el incendio y que, junto con un amigo, logró sacar a unos seis ancianos. Ocho perdieron la vida y cuatro de los doce heridos continúan hospitalizados, entre ellos, una cuidadora del centro. El fuego podría haberlo causado una residente al prender un colchón de una habitación vacía en la primera planta. Se investiga si el incendio fue o no provocado.

Pedro Marco estaba cenando cuando vio el humo que salía de la residencia. Él y un amigo acudieron a salvar "a todos los que se pudo", y ha relatado que la tarea fue complicada, sobre todo por los problemas de movilidad que presentaban los ancianos. Además, cuando intentaron acceder a la segunda planta "no se podía respirar, había mucho humo". En ese momento llegaron los bomberos y el servicio de emergencias. Pedro Marco tuvo que ser atendido en el sitio por inhalación de humo.
Como consecuencia del incendio, ocho personas perdieron la vida y cuatro de los doce heridos continúan ingresados. Uno de ellos permanece en estado grave en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Miguel Servet y otros dos están en el Hospital Provincial 'Nuestra Señora de Gracia'. Respecto a la cuidadora, aunque se esperaba que fuese dada de alta también este domingo todavía sigue ingresada, por precaución ante el estado de nerviosismo en el que se encuentra. El resto de los ancianos han sido dados de alta y reubicados en el centro para la tercera edad de Alfamén.
Dos de las habitaciones del centro han quedado calcinadas. El fuego podría haberlo causado una residente al prender un colchón de una habitación vacía en la primera planta, se investiga si fue provocado o no.