Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las reservas marinas mitigan los efectos del cambio climático, según científicos internacionales

Reservas marinas altamente protegidas pueden ayudar a mitigar los efectos del cambio climático, según concluye un estudio realizado por un equipo de científicos internacionales, que evalúa estudios revisados por pares existentes sobre el impacto de las reservas marinas en todo el mundo.
Los científicos aseguran que las reservas pueden ayudar, tanto a los ecosistemas marinos como a las personas, a que se adapten a cinco impactos principales del cambio climático: la acidificación del océano; el aumento del nivel del mar; el aumento de la intensidad de las tormentas; los cambios en la distribución de las especies; y la disminución de la productividad y la disponibilidad de oxígeno.
El estudio, que ha sido publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, también revela que las reservas pueden promover la captación y el almacenamiento, a largo plazo, de carbono de las emisiones de gases de efecto invernadero, especialmente en los humedales costeros, lo que ayudaría a reducir la velocidad del cambio climático.
Actualmente, sólo el 3,5 por ciento del océano está reservado para su protección, pero sólo el 1,6 por ciento está totalmente protegido contra la explotación. Por este motivo, los grupos internacionales están trabajando para elevar el total al 10 por ciento en 2020, mientras que los delegados a la Unión Internacional para la Conservación del Congreso Mundial de la Naturaleza 2016 están de acuerdo en que al menos el 30 por ciento debería estar protegido para el año 2030.
Los científicos afirman que las reservas marinas y las áreas marinas protegidas sirven para proteger las costas de la subida del nivel del mar, de tormentas y otros fenómenos meteorológicos extremos; ayudar a contrarrestar el cambio climático en el océano y en la productividad de la pesca; proporcionar refugios para especies a medida que se ajustan a sus rangos a las condiciones cambiantes; ayudar a combatir la acidificación.
"Muchos estudios muestran que las reservas marinas bien gestionadas pueden proteger la vida silvestre y apoyar una pesca productiva, pero queríamos explorar este cuerpo de investigación a través de la lente del cambio climático para ver si estos beneficios podrían ayudar a mejorar o reducir su impacto", ha comentado el autor principal del estudio, el profesor Callum Roberts, del Departamento de Medio Ambiente de la Universidad de York.
"Muy pronto se hizo evidente que pueden ofrecer al ecosistema del océano y a la gente los beneficios de resiliencia críticos para el rápido cambio climático", añade el investigador. Precisamente, investigaciones publicadas previamente revelaron que las reservas marinas podían promover una rápida recuperación de las especies explotadas y hábitats degradados, salvaguardando los ecosistemas intactos.
Estos beneficios son mayores en las reservas grandes y establecidas desde hace tiempo, reservas bien administradas que tienen protección completa de las actividades como la pesca, el petróleo y la extracción de minerales. El aislamiento relativo de las actividades perjudiciales humanas agrega beneficios adicionales de conservación. Es probable que la habilidad de las áreas protegidas para ofrecer importantes beneficios de resiliencia al cambio climático dependan de estas características.
La investigación muestra que la protección del océano también mejorará las perspectivas de recuperación del medio ambiente después de que las emisiones de gases de efecto invernadero se hayan puesto bajo control. Esto fortalece el objetivo de protección de los océanos establecido por las Naciones Unidas de elevar del 10 por ciento al 30 por ciento la cobertura de zonas marinas protegidas, lo que requerirá muchas más zonas marinas protegidas a gran escala y áreas protegidas fuera de la jurisdicción nacional.
Según ha señalado el investigador Beth O'Leary, de la Universidad de York y co-autor del estudio, los científicos ya eran "muy conscientes de que las reservas marinas pueden aumentar la abundancia de las especies y ayudar a aliviar la escasez de alimentos", pero afirma que su evaluación mostró que las reservas son una estrategia de adaptación rentable y tecnológicamente viable que produciría múltiples beneficios de escalas locales a globales, mejorando las perspectivas para el medio ambiente y las personas en el futuro".
Por su parte, el director del Proyecto Legado Global para los Océanos de Pew Bertarelli, que apoyó parte de la investigación, ha comentado que este estudio "debería ser una prueba positiva para que los que toman decisiones de que la creación de reservas marinas gestionadas eficazmente pueden ofrecer una multitud de beneficios". "Las reservas marinas son las reservas del clima", concluye.