Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La madre del reo que murió ‘cocido’ en prisión demanda a la ciudad de Nueva York

Muere ‘cocido’ en prisiónYoutube

La madre de un enfermo mental que fue ‘cocido’ hasta morir en una celda de una prisión neoyorquina a principios de año reclamará 25 millones de dólares (unos 18 millones de euros) a la ciudad de Nueva York por el fallecimiento de su hijo.

Jeome Murdough, un ‘sin techo’ que padecía una enfermedad mental, fue hallado sin vida en una celda de una cárcel neoyorquina que se calentó hasta casi 40 grados debido a un supuesto fallo del equipo de aire acondicionado el pasado mes de febrero. "Básicamente se coció hasta morir", afirmó a la agencia AP un funcionario de prisiones, que habló bajo condición de mantener el anonimato, informa RT.
 

Murdough, de 56 años, buscaba un lugar caliente donde dormir en una noche fría cuando se acurrucó en una escalera cerrada en la azotea de un bloque de vivienda pública en el barrio de Harlem, donde fue detenido por allanamiento de morada y trasladado a una unidad de observación para internos con enfermedades mentales en la cárcel de Rikers. 

Alma Murdough, la madre del fallecido, culpa a los empleados de la institución penitenciaria de negligencia y afirma que demandará a la ciudad de Nueva York, informa el portal de 'New York Post'. Además, la mujer, de 75 años, señaló que supo de la muerte de su hijo a través de las noticias.

Murdough, que fue marine, tomaba antipsicóticos y medicación contra las convulsiones, lo que podría haberle hecho más vulnerable al calor y, al parecer, no pudo abrir una pequeña ventanilla para que en su celda entrara aire fresco.

Según la investigación en torno a este caso, durante horas no se comprobó el estado del recluso enfermo. Cuando los empleados de la prisión lo encontraron muerto su temperatura corporal era de unos 38 grados Celsius.
 
Las primeras pruebas de la autopsia señalaban que el reo murió por deshidratación extrema o por un golpe de calor.