Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pasó 35 años en el corredor de la muerte y era inocente

Un tribunal de Luisiana ha dejado en libertad a Glenn Ford, un hombre condenado injustamente por un asesinato ocurrido en 1994 y que no cometió. Ford ha pasado 40 años en prisión, 35 de ellos en el corredor de la muerte. El hombre fue condenado por asesinar a un joyero con el que había trabajado y que el siempre negó haber matado.