Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hombre sij utiliza su turbante para ayudar a salvar la vida de un niño

Un hombre sij utiliza su turbante para ayudar a salvar la vida de un niñoTwitter

Harman Singh, de 22 años, no dudó en romper las reglas de su religión sij y quitarse el turbante para ponerlo debajo de la cabeza de un niño de cinco años atropellado por un vehículo en el camino al colegio, en Takanini, Auckland, Australia.

Harman, natural de la India y que se encuentra en Australia estudiando un curso, estaba en casa cuando oyó el derrape de un coche y corrió afuera para ver qué había ocurrido. “Vi a un niño en el suelo y una mujer junto a él”, explica al The New Zealand Herald, citado por Mirror.co.uk. “Su cabeza estaba sangrando por lo que me quité el turbante y lo puse debajo”.
Miembros de la comunidad india consideran que Singh llevó a cabo un significativo acto humanitario aunque rompiera el estricto protocolo religioso para ayudar a un extraño. Singh conoce las reglas religiosas, pero señala que los protocolos de su fe no prohíben ciertas acciones en caso de emergencia.
“No pensé en el turbante. Pensaba en el accidente y se me ocurrió ‘necesita algo en su cabeza porque está sangrando’. Es mi trabajo, ayudar. Y creo que todo el mundo habría hecho lo mismo que yo”. Él y otras personas permanecieron junto al niño hasta que llegaron los servicios de urgencias. La madre del pequeño llegó al lugar poco después de la colisión.
El niño sufrió heridas en la cabeza que amenazaban su vida, pero se recupera en el Hospital Starship después de la cirugía.
Miles de personas han compartido y comentado la acción de Harman en las redes sociales y no dejan de aparecer los elogios. Él dice que está abrumado con los mensajes de todo el mundo y que sólo trataba de ser “un miembro decente de la comunidad”.