Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con un recogedor en la cara y una escoba, así actuó el ladrón más torpe

Un ladrón entra en una tienda y de repente ve una cámara, corre a un rincón y coge un recogedor que se pone en la cara. También utiliza una escoba con la que golpear la cámara que, lógicamente, con el plástico en su rostro no logra ver.

Así que se asoma, dejándose ver. Pero piensa que quizá no le han visto porque continúa su camino con el recogedor en la cara. El colmo de su torpeza llega frente a la caja, donde, agachado, se le cae el móvil y se rompe..

Lo recoge y sigue a lo suyo. Tapado, pero echando de vez en cuando una mirada, sin protección, a otra cámara. Y por si había dudas de su identidad, se muestra una vez más.

Ocultar quién era no pudo, pero sí llevarse casi 1.900 euros. La policía todavía no le haya detenido.