Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No, gracias", el rechazo de defensores de la sanidad pública a la donación de Amancio Ortega

"No, gracias", el rechazo de defensores de la sanidad pública a la donación de Amancio OrtegaFundación Amancio Ortega

La donación de 320 millones de euros de la Fundación Amancio Ortega para la renovación tecnológica en la lucha contra el cáncer en los hospitales públicos no ha gustado a todo el mundo. Desde el asociacionismo en defensa de la sanidad pública y algunos partidos se ha criticado lo que consideran "filantropia barata" del propietario de Inditex.

Asociaciones en defensa de la sanidad pública de Aragón, Canarias o Navarra han salido al paso de la millonaria donación reclamando que Amancio Ortega. En el territorio foral al rechazo también se ha sumado Podemos.
Desde la Asociación Defensa de la Sanidad Pública de Aragón, ADSPA, se ha emitido un comunicado que rechaza los 1o millones de euros asignados a esta comunidad.
Los integrantes de este colectivo creen que Aragón "no tiene que recurrir, aceptar, ni agradecer la generosidad, altruismo o caridad de ninguna persona o entidad". Defienden por el contrario "una adecuada financiación de las mismas mediante una fiscalidad progresiva que redistribuya recursos priorizando a la sanidad pública".
En su crítica al fundador de Inditex, le reprochan que "su ropa se elabora en gran parte deslocalizada en países como Marruecos o Bangladesh". Por lo que le piden que dedique sus beneficios en mejorar "las condiciones de trabajo de las personas que directamente o mediante subcontratas trabajan en condiciones de explotación y grave riesgo para su salud y su vida, y que trabaje para corregir las violaciones de los derechos humanos que se producen en la cadena de producción textil".
ADSPA, alaba la puesta en marcha de un “Plan Renove” de Tecnología Sanitaria anunciado por la ministra de Sanidad y exige al donante que "se una a la iniciativa legislativa recientemente aprobada en el Parlamento Europeo para obligar a los proveedores de esta industria que abastecen a la Unión Europea, a respetar los derechos humanos de sus trabajadores en todo el mundo. Si quiere pasar por empresa ética es en ese nivel donde tiene que demostrarlo y no ofreciendo regalos a quienes no le aprietan las clavijas fiscales".
Critican también que "se siga incrementando la carrera de la tecnología, que se dediquen costosos recursos que casi solo favorecen a la industria, mientras que muchas familias carecen de lo más elemental para poder conservar su salud".
Sobre los recortes, en las políticas sanitarias públicas aseguran que "lo primero que debe hacer el Gobierno de Aragón es instaurar medidas para recuperar el derecho universal a la salud perdido desde 2012". Una petición que también extiende al Gobierno Central.
Críticas en Navarra
A las críticas contra la donación de la Fundación Amancio Ortega realizadas también por plataformas en defensa de la sanidad pública, también se ha sumado Podemos.
La portavoz de esta formación en el Parlamento de Navarra, Laura Pérez, ha manifestado que "queremos menos filantropía barata y queremos justicia fiscal".
Según Laura Pérez, "tenemos que velar porque desde los poderes públicos no seamos los primeros en aceptar unos donativos que no vienen más que a ser la otra cara de unas políticas económicas injustas y poco redistributivas". "Entre 2011 y 2014 Inditex, mediante la ingeniería fiscal, dejó de pagar 600 millones, en España 218 millones", ha indicado".