Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El uso de un robot quirúrgico pionero permite reducir al mínimo los riesgos de los implantes de columna

El centro Oliver Ayats Institute del Hospital Teknon de Barcelona ha constatado tras su uso que el pionero robot quirúrgico 'Renaissance' permite reducir al mínimo los riesgos de los implantes de columna, al aportar una mayor precisión y una menor exposición a la radiación.
Este robot puede utilizarse frente a las fusiones vertebrales en la degeneración discal, estenosis de canal, fracturas vertebrales, cirugías de revisión por casos fallidos, estabilización dinámica de la columna lumbar, la escoliosis (desviación lateral de la columna vertebral), etcétera.
Los neurocirujanos Bartolomé Oliver y Emilio Ayats han utilizado este sistema con éxito en cientos de casos en el último año, reduciendo al mínimo los riesgos de estas intervenciones ya que es el propio robot el que, desplazándose a lo largo de las vértebras de forma individual, practica el abordaje guiado para la colocación exacta y fiable del implante, eliminando el factor de error humano.
"Las estructuras que generan el dolor de espalda son múltiples y diversas, el análisis concienzudo para determinar los generadores del dolor en cada caso es el aspecto prioritario para conseguir su solución", ha explicado Oliver.
La estabilización dinámica de columna lumbar con tornillos transpediculares con el sistema robótico 'Renaissance', estabiliza el movimiento sin tener que sustituir el disco, ni fijar la columna, utilizando dispositivos que eliminarán el dolor y permitirán el movimiento controlado y natural de la columna vertebral", ha añadido Ayats.
En concreto, consiste en la implantación de tornillos en la columna con la seguridad y precisión que ofrece el robot. Estos tornillos soportan a unos dispositivos flexibles, "amortiguadores" que estabilizan la columna sin necesidad de fusionar las vértebras, descargando de presión las estructuras que generan el dolor, devolviendo la flexibilidad fisiológica a la columna.
Este dispositivo dinámico se coloca a través de dos incisiones mínimamente invasivas sin dañar la musculatura con el fin de que su regeneración permita el dinamismo normal de la columna.
Además, su uso este último año ha demostrado su eficacia tanto en pacientes jóvenes con dolor que no les permite hacer la vida activa propia de su edad, como en personas mayores con estenosis, hernia discal crónica, entre otras patologías.
"Con el sistema de estabilización dinámica, concebido como un procedimiento de devolver a la columna su movilidad fisiológica", según Oliver, de ahí que consiga preservar y proteger las estructuras anatómicas naturales sin dañarlas utilizando un sistema no rígido. Además, es una cirugía que podemos considerar reversible ya que no daña la columna y por lo tanto no elimina otras opciones presentes o futuras.