Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nueva prisión de Ceuta, con capacidad para hasta 1.400 internos, abrirá durante el primer semestre de 2017

La Administración General del Estado prevé poner en funcionamiento "durante el primer semestre de 2017" la nueva prisión de Ceuta, terminada hace más de dos años y actualmente en fase de equipamiento, según ha explicado el delegado del Gobierno en la ciudad autónoma, Nicolás Fernández Cucurull.
La infraestructura, ubicada en Loma Mendizábal, cerca del perímetro fronterizo con Marruecos, podrá acoger a hasta 1.400 internos, siete veces más que la cárcel de Los Rosales, aunque Instituciones Penitenciarias ha cifrado en un millar su nivel de ocupación "idóneo".
Cuando esté equipada, la inversión total efectuada por la Administración General del Estado en el proyecto rondará los 140 millones de euros. El proyecto de la prisión y su Centro de Inserción Social (CIS) han sido ejecutadas por la Unión Temporal de Empresas (UTE) integrada por Corsan-Corvian Construcciones S.A., Isolux Ingeniería S.A. y Watsegur S.A, que ganó un concurso al que se presentaron 19 licitadoras.
La cárcel cuenta con ocho módulos residenciales de 72 celdas cada uno y otro de máxima seguridad para internos de primer grado con 30 habitáculos individuales. Cuando esté "a pleno rendimiento" la nueva infraestructura, construida sobre una parcela de 120.000 metros cuadrados ubicada en la periferia de la ciudad, cerca del perímetro fronterizo con Marruecos, dará trabajo a 430 funcionarios y a unos 70 efectivos de las Fuerzas de Seguridad encargados de la seguridad perimetral.
El coste de mantenimiento del equipamiento rondará los 250.000 euros anuales y las autoridades prevén que la infraestructura tendrá un "retorno" económico para Ceuta "muy importante" en forma de contratación de suministros, empleos directos e indirectos y atención a visitantes.
El tamaño del complejo, que algunos partidos políticos y sindicatos tacharon cuando fue proyectado de "desorbitado" e inadecuado para una ciudad como Ceuta, con 84.000 habitantes y 19 kilómetros cuadrados de superficie, generó en origen una polémica social que se ha ido apagando hasta desaparecer con el paso del tiempo.