Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El príncipe William, a la revista GQ: "Me costó 20 años aceptar la muerte de mi madre"

El príncipe William protagoniza la portada de GQ, revista a la que ha concedido una larga y sincera entrevista y en cuyo interior se incluyen imágenes en blanco y negro junto a su esposa, la duquesa de Cambridge, y sus dos hijos, George y Charlotte. El hijo del príncipe Carlos muestra en esta producción del periodista Alastair Campbell y del fotógrafo Norman Jean Roy su faceta más familiar; y reflexiona sobre cómo le costó dos décadas asimilar la muerte de su madre y cómo le hubiera gustado que hubiera conocido a su mujer y sus nietos. "Me ha costado casi 20 años llegar a esa etapa", admitió el nieto de Isabel II. "Todavía lo encuentro difícil ahora porque en ese momento fue todo muy crudo. Y también porque no fue el dolor que puede sentir la mayoría de la gente, porque todo el mundo conocía la historia, todo el mundo la conocía", añadió.
En este sentido, el hermano de Harry asegura haber echado mucho en falta la presencia de su progenitora. "Me gustaría haber tenido sus consejos. Me encantaría que hubiera conocido a Catalina y hubiera visto crecer a los niños. Me entristece que no pueda ser, que nunca la conocerán", señaló un conmovido duque. Por eso su vida familiar es el pilar de su vida y el cuidado y la educación de sus hijos la prioridad junto a su compañera de viaje. "No podría hacer mi trabajo sin la estabilidad familiar", afirma William en la entrevista. "La estabilidad en el hogar es tan importante para mí. Quiero criar a mis hijos en un mundo feliz, estable, seguro y eso lo más importante para ambos como padres. Quiero que George crezca en un ambiente real y vivo, no quiero que crezca detrás de las paredes del palacio, tiene que estar ahí afuera", subrayó.
En una de las imágenes se puede ver a Kate Middleton, vestida de manera informal, con vaqueros, un jersey oscuro y unas botas, riendo a la cámara mientras sus pequeños juegan en la hierba de su residencia de Anmer Hall, donde decidieron formar su familia, alejados del palacio de Kensington, donde vive habitualmente el príncipe Harry.
Esta confesión pública llega pocas semanas después de que su hermano pequeño diera una entrevista a The Telegraph, sin precedentes en la historia de la familia real británica, en la que se sinceraba sobre los difíciles momentos que vivió tras el accidente en París que acabó con la vida de Diana. El novio de la actriz Meghan Markle admitió haber vivido en el "caos total" tras la pérdida de su madre en y de haber acudido a terapia. Por ese motivo, ambos hermanos, con el apoyo de Kate, se han involucrado al 100% en la campaña Heads Together, con la que se pretende que los jóvenes dejen de ocultar los problemas mentales. "Puedo decir con seguridad que perder a mi madre a los 12 años apagó todas mis emociones durante los últimos 20 años, no solo ha tenido bastante efecto en mi vida personal, también en mi trabajo", afirmó su Alteza Real.