Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una primavera dura para los alérgicos

La escasez de lluvia y las altas temperaturas que ha traído la ola de color han convertido esta primavera en un auténtico infierno para los alérgicos. Si una concentración de entre 50 y 100 granos de polen es suficiente, imagínense cuando son 20.000 el pico de polen del olivo en Jaén. También las gramíneas complican la situación en el resto del país. En Madrid, por ejemplo, se ha multiplicado por cinco.