Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Caritas Internationalis dedica su mensaje de Navidad a Siria y pide la paz para el país

El presidente de Caritas Internationalis, el cardenal Luis Antonio Tagle, arzobispo de Manila, ha dedicado a Siria su mensaje de Navidad donde recuerda que "nada" de lo que hace la organización en Siria "sería posible sin los sirios" y que "la paz en Siria sería la mayor de las perfecciones en esta Navidad".
"A veces parece que siempre es invierno en Siria, pero nunca Navidad", señala el cardenal Tagle al comenzar su misiva, donde recuerda que en cinco años, millones de personas han perdido sus hogares por la guerra y aquellos que cuentan con algún refugio, no tienen calefacción ni electricidad. "Nuestro propio personal de Caritas quema sus muebles para poder mantenerse calientes --explica en la carta--. Las escuelas que aún permanecen abiertas no pueden permitirse pagar el combustible y los niños utilizan pesadas mantas con las que se envuelven mientras están sentados en sus pupitres".
Sin embargo, el presidente de Caritas añade un mensaje esperanzador al asegurar que a pesar de que la guerra está siendo "el invierno más crudo para Siria, sabemos que tras el invierno viene la primavera" y agradece toda la ayuda recibida en todas las Caritas el mundo que trabajan por la paz en Siria. Además, ha recordado las palabras del Papa Francisco, patrocinador de la campaña "Siria: la paz es posible", donde el pontífice pide la "conversión de los corazones de quienes tienen la responsabilidad de los destinos del mundo, de esa región, y de todos los que intervienen en ella".
En la carta, el arzobispo de Manila recoge el testimonio de algunas madres sirias como Yusra quien, con cuatro hijos menores de 6 años, tuvo que abandonar todo su equipaje en su viaje a pie hasta Damasco debido al agotamiento. "Ahora no tienen nada", señala el cardenal. O Majida, con cuatro hijos, quién señala su felicidad por haber recibido de Caritas ropa para el invierno. "Me aliviaron una gran carga --cuenta Majida--. Los precios de la ropa son inasequibles y tener ropa nueva llegó a ser un sueño para mis hijos. Necesitan de verdad esta ayuda para poder ir a la escuela todos los días y estar un poco más abrigados en nuestro frio apartamento durante el invierno".
Y es que la asistencia de Caritas en Siria no sólo ha sido sanitaria, educación, refugio y asesoramiento, sino que, según señala Tagle "han repartido vales de ropa de abrigo y calzado para 500 niños en Damasco" y pide a los ciudadanos que piensen en "los pobres, los ancianos y los niños, apiñados en habitaciones de 10 en 10", así como en aquellos que viven a la intemperie y "bajo el bombardeo constante".
Además, el presidente de Caritas Internationalis recalca que "nada" de lo que hace la ONG en Siria "sería posible sin el compromiso de nuestros colegas sirios, quienes viven codo a codo con estas personas" y recuerda las palabras del Papa Francisco quién afirmó que "en medio de tanta devastación, es realmente heroico que hombres y mujeres hayan permanecido allí para ofrecer ayuda material y asistencia espiritual".
La carta concluye con el deseo de que la paz llegue por fin a Siria: "Una paloma en el frío aire del invierno es una imagen de perfección blanca. La paz en Siria sería la mayor de las perfecciones en esta Navidad".